Cómo controlar la mente de la mujer y hacer que te quiero

A mi amada

2020.10.13 03:34 Rare-Contribution356 A mi amada

Este post va dirigido a mi amada, son palabras salidas del corazón sin algún orden en especifico y sin ningún objetivo mas que el de expresarme
Desde el momento que te vi en persona por primera vez no pude ignorar la gran belleza que eres, lo hermosa y bonita que eres, supe desde ese momento que quería conocerte tan profundamente y de la manera más romántica posible. Quise hacer las cosas bien, tratar de no cometer algún error contigo porque quería que pensaras que podría ser bueno en tu vida y ese fue un error, debí demostrarte que soy buena persona y cometer los errores que tuviera que cometer, lo importante la mayoría de las veces es el camino.
No puedo negar que me enamore de ti, te quiero, me gustas, no puedo dejar de pensar en ti no puedo dejar de imaginarme saliendo contigo y tomarte de la mano mientras caminamos y existimos juntos. No puedo olvidar ni dejar de pensar en el primer beso que nos dimos, el primer abrazo y la primera vez que te tomé de la mano. Es imposible no pensar en todo esto y sonreír, llegaste a mi vida, tocaste mi corazón y sin avisar te tatuaste en él. Seguro te preguntas qué fue lo que me hizo quererte tanto, y no es solo una cosa fueron demasiadas cosas, debo admitir que al inicio solo pensaba que esta relación sería solo de amistad, aun y cuando vi tus fotos y te encontraba, y aún te encuentro, infinitamente atractiva. El hecho de que me dedicaras tiempo estuvieras ahí para mí, me escucharas fue algo muy importante para mí, eso me hizo quererte dentro de mi vida, pero lo que realmente me hizo quererte de esta manera lo que me hizo quererte como algo mas fue tu forma de ser, tu forma de hablar, tu forma de tratar a las personas, tu sinceridad, tu forma de lidiar con las cosas, tu deseo de querer algo en la vida, tienes demasiadas cualidades que me hacen quererte mucho y muchas cualidades que te vuelven muy atractiva y estoy seguro que sí te conozco mas y te conozco a fondo encontrare más cosas que me hagan quererte más.
Eres lo mejor que me ha pasado este año, y sabes estoy feliz de eso, recuerdo todas las pláticas recuerdo casi todo lo que te pregunte, eres la primera persona que cuando le pregunto si tiene numero favorito me dice que sí y que no solo uno sino dos números, 13 y 21, eso lo tengo muy grabado en mí. Agradezco todo lo que me comprarte, todo lo que me has contado aprecio tu confianza aprecio el tiempo que me has dedicado por que se que es algo que no puedes recuperar jamás.
Aprecio que fueras honesta y me dijeras por lo que estabas pasando y que no quieres una relación ahorita, y siendo sincero eso me hizo quererte más y que me gustaras mas, tu honestidad es lo que más me gusta de ti, es lo más atractivo que he visto en una mujer.
Quisiera poder decirte esto, pero en estos momentos no siento correcto hacerlo, siento que el que me digas que no quieres algo serio y yo me pongo a contarte todo esto, se volvería raro entre nosotros, y no quiero eso, quiero que sigas en mi vida, quiero que seas mi amiga, quiero seguir contándote cosas y que tu me cuentes tus cosas.
No puedo controlar lo que siento ni por quien siento lo que siento, pero si puedo decidir que hacer con lo que siento, en estos momentos decidí que no haré nada por el momento, disfrutare lo que siento, seguiré queriéndote y sintiendo cosas por ti pero no te diré nada, no comentaré nada al respecto, quiero respetar tu espacio y quiero que estés bien contigo misma, no quiero darte mas cosas en que pensar, se que tienes un montón de cosas en tu mente, cosas que te preocupan cosas que sientes sin previo aviso y lo que menos necesitas es que alguien está molestándote con cosas de este estilo.
No puedo dejar de pensar en ti, cuando pienso en ti lo que realmente pienso es: ¿Que estará haciendo? ¿Qué estará pensando esta mujer tan hermosa? Pienso que me gustas, que te quiero, que quiero verte, quiero existir junto a ti, aunque no nos digamos nada, tu presencia me calma, me da paz me siento cómodo contigo, pienso que no habría mejor lugar donde estar más que contigo. Realmente eres lo primero y último que pienso en el día. Me despierto queriendo hablarte y decirte: buenos días ¿Como estas? ¿Cómo está la mujer más bella y guapa del mundo? Y espero con mucha emoción hablar contigo aunque nos digamos puras tonterías, y al final del día solo quiero decirte que tengas bonitos sueños, que duermas bien, que te ves hermosa cuando duermes y que te quiero mucho.
Puedo decir con toda seguridad que estoy enamorado de ti, todo lo que conozco de ti me gusta, eres por mucho la mejor persona que conozco y me gustaría mucho seguir conociéndote, conocer lo que te gusta, lo que no te gusta, lo que te emociona, lo que te inspira, lo que te da ánimos de hacer las cosas de seguir adelante, conocer todo de ti, lo bueno, lo malo, creer que eres perfecta y amar tus imperfecciones. No sabes lo bien que me hace quererte, me haces muy feliz.
Tal vez pienses que no te conozco lo suficiente como para decir que estoy enamorado de ti pero para mi fue suficiente para que mi corazón te abriera las puertas, no puedo elegir la intensidad con la que te quiero, no puedo decidir que tanto pienso en ti al día, no puedo elegir el estar enamorado de ti, reafirmo lo que siento, no quiero dejar de quererte, dejaré que las cosas fluyan y que el cómo nos llevemos el como platiquemos decidan si te seguiré queriendo de esta forma tan especial.
Sobre todas estas cosas quiero tu felicidad, quiero poder verte sonreír y reír, ver que disfrutas tu vida, saber que eres la mejor versión de ti que puedes ser, espero poder seguir hablando contigo, seguir viéndote y seguir siendo parte importante de tu vida para poder presenciar tus logros, poder compartir alegrías y risas, para poder ver la gran persona que serás, la grandiosa y exitosa mujer que serás.
Debo agradecerte por que le diste vida a mi vida monótona y estancada, le diste a mi vida algo diferente llegaste en el momento indicado sin yo saber que necesitaba un cambio en mi vida, me has hecho cambiar algunas formas de pensar en poco tiempo y de manera muy positiva e importante, se que te parecerá que no hiciste nada, que lo único que hiciste fue aceptarme en tu vida y platicar conmigo pero sabes eso basto, realmente volví a considerar la maestría como opción, quiero darme el tiempo de buscar y ponerme a estudiar para saber si es lo que realmente quiero, hiciste que me volviera a interesar en mí, me estaba descuidando mucho y gracias a ti estoy cambiando eso. Has impactado de manera muy positiva y radicalmente, estoy infinitamente agradecido contigo, quiero decirte todo esto, quiero que sepas que generas un cambio positivo en la vida de las personas.
Quisiera poder ser en algún momento la razón de tu sonrisa, quisiera mover montañas para que admires el horizonte, mover las nubes a voluntad para iluminar tus días, para darte calor en tiempos de frío y darte sombra en tiempos de calor, quisiera ser la lluvia que llega en medio de la sequía, quiero ser el viento que toque tu piel, quisiera ser la luna y las estrellas que admiras durante la noche, quisiera ser el aire que respiras.
Me siento invencible cuando me abrazas, me siento el hombre mas especial del mundo cuando me besas y al mismo tiempo me siento vulnerable cuando me miras a los ojos, soy la persona más fuerte y más vulnerable cuando estoy contigo. Nunca pensé que me volvería a sentir así, desde Perla que no me sentía así, y ni siquiera me siento igual, me siento mucho mejor, me siento más yo contigo, me siento más amoroso, siento que al entrar tu en mi vida regresaron todas esas ideas del amor que me hacían añorar encontrar a alguien, me haces querer ser romántico, me haces querer escribirte, hacerte cartas, poemas, dedicarte canciones, darte pequeños detalles, sorprenderte con elotes y visitas sorpresas, ver películas contigo, escuchar música juntos, respirar el mismo aire y sentir tu respiración, sincronizar mi respiración con la tuya y sentir que somos uno mismo simplemente sacas lo mejor de mi. Tu alteras mi corazón, cuando estoy contigo mi corazón se acelera y me pongo un poco nervioso, normalmente no soy tan callado, pero tu me haces ser callado siento muchos nervios a tu lado, me gustas mucho, tu belleza me impresiona tanto que me quedo anonadado.
submitted by Rare-Contribution356 to u/Rare-Contribution356 [link] [comments]


2020.10.08 18:05 Escrithor El hambre

Sus pupilas están dilatadas, su corazón desbocado, jadea como perro mientras corre entre piedras filosas y varillas de metal, está cubierta de cortadas y moretones. Con su mano izquierda se aferra al niño, él no entiende más que hay algo muy malo pisándoles los talones; llora como poseído, pero sigue avanzando, en el fondo sabe que si se detiene no verá el amanecer.
Bruuuummmmmm. El rugido de los motores hace eco entre el escombro humeante. Vienen por ellos.
Lizef recordó cuando tenía la edad del niño, cuatro o cinco años máximo. Fue cuando empezó todo. Su sala era un caos en toda la extensión de la palabra, había juguetes regados por todas partes, era imposible caminar sin tropezarse. Ella y su hermanita jugaban a hacer ropa para sus muñecas, específicamente sombreros, hechos con frambuesas; Yva era una bebé, todavía no hablaba, traía puesta una camiseta, sin pantalones, porque los había ensuciado y lo único que ella tenía claro es que le gustaban las frambuesas.
-Ya deja mis somberos Yva, no son comida. - había dicho Lizef con la voz más severa y adulta qué pudo.
Yva se asustó y empezó a llorar; su mamá llegó corriendo y la levantó en brazos, estaba toda embarrada de frambuesa.
-Ay, mi vida- dijo mamá abrazando a la pequeña. - No pasa nada. -
-Mamá Yva me está molestando, se está comiendo los sombreros de mis muñecas. - protestó Lizef.
-Ah que niña tan traviesa, se va a enfermar de comer sombreros ¿verdad? - dijo levantando a Yva frente a su cara.
-No quiero que se enferme Yva, yo la cuido porque soy su hermana mayor y ya soy niña grande.- dijo Lizef consternada- Pero no quiero que se coma los sombreros de mis muñecas.-
-Yo creo que pueden usar los sombreros un ratito, y luego... ¿ya nos los podemos comer no? - dijo su mamá metiéndose una frambuesa en la boca. - Es que tengo hambre, y no sé... Cuando me da hambre, no me controlo... me vuelvo loca... Me dan ganas de... ¡HACERLES COSQUILLAS A LAS NIÑAS! ¡AHHHHHH!
Se les lanzó encima y las niñas gritaron, rodaron por el suelo abrazándose, se reían a carcajadas; así las encontró su papá que regresaba de trabajar. Cansado y ojeroso se dejó caer sobre un viejo sillón, se sacó un caballito de madera de atrás de la espalda y lo tiró hacia una pila de otras figuritas; Lizef corrió a abrazarlo, le saltó encima y le sacó el aire, el la abrazó sonriendo y le besó la cabeza; aún puede oler su perfume de lavanda, sentir su calor... Justo en ese momento sonó una alarma. La bebé empezó a llorar, sus padres intercambiaron una mirada sombría, de pronto escucharon una explosión terrible, la pared se volvió el suelo, sus juguetes se hicieron pedazos. Fue el día del cataclismo.
Millones de personas vivían en la ciudad, todos perdieron sus hogares de la noche a la mañana. Había incendios e inundaciones, grandes cráteres y grietas, por todas partes aparecían socavones que se tragaban casas enteras. Intentaron salir de la ciudad y contactar al resto de su familia, fue imposible. Su casa era una ruina total, tuvieron que abandonarla; el olor a humo y carne quemada era insoportable. El primer año fue difícil, un verdadero regreso a la prehistoria; vaciaron rápido los bosques, la tierra estaba quemada y nada crecía; poco después llegó la hambruna, entonces empezó la verdadera pesadilla. Lizef jamás pensó que se atrevería a comerse una rata, en su nueva normalidad eran manjares. Nunca sabes lo que eres capaz de comerte hasta que verdaderamente tienes hambre. Quizá así empezaron los Manor rojas... todos habían escuchado rumores pero muy pocos los habían visto; el papá de Lizef decía que no existían. Estaba muy equivocado...
Habían salido a los lindes de un bosque que empezaba a reclamar la ciudad, Lizef caminaba distraída, hambrienta, jugaba con el pequeño caballito de madera qué su padre había logrado rescatar del Cataclismo, ahora era su único juguete. La mano de su padre en su pecho la detuvo, volteó a verlo y le hizo una seña para que guardara silencio, encontraron rastros de un conejo, quizá podrían comer algo más que insectos ese día. Acecharon a su presa entre árboles y ruinas, en un momento pisaron una roca suelta y resbalaron por una ladera, su papá se cortó la pierna con una varilla oxidada, Lizef estaba asustada, pero él se vendó con un pedazo de tela y siguieron adelante; en ese momento solo importaba la cacería. Encontraron al conejo en un claro, mordisqueando unos tréboles bajo un gran mezquite, era un animalito de pelaje dorado, con los ojos negros y brillantes; Lizef no quería matarlo, hubiera preferido mil veces tenerlo de mascota que de comida, pero el hambre manda. Traían una resortera hechiza que fallaba más de lo que acertaba, su padre tomó una piedra de río, suave y redondeada, la colocó en la badana y tiró hacia atrás hasta tensar las ligas de caucho, respiró profundo y soltó; la roca voló zumbando hasta el claro y se estrelló de lleno contra la cabeza del animal trazando una línea de sangre sobre el árbol, cuando se acercaron todavía se espasmaba, él lo tomó con una mano y con un movimiento rápido y brusco le quebró el cuello. Suertudos, hoy van a cenar.
Conforme avanzaron hacia la casa escucharon un ronroneo, cómo si un gigantesco tigre gruñera a lo lejos; eran motores, motocicletas. Brrrrrruuuuuummmm, brrrrummm, brrrrruuuuuummm. Sonaban distantes, parecían estar cerca de su refugio. Lizef cargaba al conejito manchado de sangre en sus brazos, lo acariciaba encantada con la suavidad de su pelo, todavía estaba tibio; trataba de enderezar su cabecita, se sentía terrible por haberlo matado, las lágrimas rodaban por sus mejillas.
Al llegar a su refugio, reinaba el silencio. Siempre qué regresaban de buscar comida, Yva corría a recibirlos, hoy no... No había nadie ahí, solo encontraron la ropa de su mamá, desgarrada y amontonada en el suelo, manchada de sangre. Su padre la abrazó con fuerza, de su hermana no había ni rastro; únicamente quedaba una hoguera moribunda, entre las cenizas había pedazos de hueso, las paredes estaban llenas de huellas de manos manchadas con sangre, manos rojas... Marcas de llantas surcaban el lodo ensangrentado como cicatrices. Habían llegado los motores rugiendo bajo como bestias hambrientas y habían devorado todo.
Lizef y su padre lloraron juntos sin decir una palabra, ese día contemplaron de frente el rostro indiferente de la muerte; algo se rompió en su corazón, quedó un vacío, una herida que jamás sanaría completamente. Tomaron lo que pudieron y abandonaron para siempre ese lugar maldito, tenían que encontrar un nuevo refugio. Su padre insistió que estuviera en alto, para "controlar mejor el terreno"; cuando lo encontraron hicieron ahí una fogata dentro de un tambo de metal vacío. Una vez despellejado el animal, lo clavaron en una varilla y cenaron conejo a las brasas; durmieron sin hambre por primera vez en semanas. Lizef soñó con los motores, iban por ella.
Trataron de seguir las huellas de llantas, no podían aceptar que las habían perdido, pero en el fondo ambos sabían que era imposible encontrar a los Manorrojas, ellos te encontraban a ti. Vagaron por unos días cuando él empezó a quejarse de dolor de garganta, la herida en su pierna se veía roja e hinchada; poco después ya no podía abrir la boca, apretaba los dientes, los enseñaba como si se burlara, parecía que se le iban a quebrar; hasta el día de hoy Lizef ve esa sonrisa en sus peores pesadillas; pronto tuvieron que detenerse, su papá ya no podía caminar; empezó a tener ataques, el más mínimo ruido los desencadenaba, caía al suelo y se arqueaba, se retorcía de dolor como una babosa en un montón de sal, siempre con esa horrible sonrisa, gritando entre dientes y espuma. Un día fue peor que los anteriores, arqueó la espalda, apretó los dientes tan fuerte qué tronaron haciéndose astillas y solo se contracturó más, poco a poco fue dejando de respirar, y quedó ahí rígido en un charco de baba espumosa. Lizef estaba destrozada, se quedó contemplando el cuerpo, sin saber si estaba vivo, pasó horas ahí, llorando a gritos hasta sentir la garganta en carne viva, cuando una mosca se paró en uno de los ojos lechosos del cadáver tuvo que aceptar que estaba muerto. Quería abrazarlo, estar con él, enterrarlo, hacer algo, pero a lo lejos escuchó motores qué se acercaban, Lizef apretó el caballito de madera en su mano y abandonó a su padre. Estaba sola.
Eso fue hace mucho tiempo, era una niña de siete años; ahora ya es grande; tiene nueve, por eso cuando encontró al niño supo que tenía que cuidarlo y que nunca lo dejaría solo, cómo a su mamá y a Yva, o a su papá... No podías quedarte quieto en ese mundo, así que Lizef siguió moviéndose, sobreviviendo, eso es lo que hacía. Llegó a un enorme edificio semiderrumbado, parecía haber sido un hotel, había auras volando en círculos en el cielo; muerte, quizá comida. Siguió a su nariz, solo esperaba que lo que hubiera muerto ahí no estuviera completamente podrido. El olor era más fuerte en un salón amplio lleno de escombro, ahí estaba el cuerpo de una mujer, hinchado y amoratado, cuando se acercó una figura saltó chillando de entre las ruinas, haciendo qué se tropezara y cayera. Un niño pequeño abrazaba el cadáver con una mirada feral clavada en Lizef.
-Hey.- Lo saludó. -Todo está bien, me llamo Lizef. No te preocupes, no muerdo. - Le sonrió al niño extendiendo su mano, ambos eran un desastre de pelo enmarañado y mugre.
La mirada del pequeño se suavizó, pero seguía aterrorizado. Titubeaba sin separarse del cuerpo. Lizef sacó el caballito de madera y lo puso sobre el suelo, le sonrió. El niño se levantó lentamente sin decir una palabra y tomó el juguete, le daba vueltas en sus manos completamente hipnotizado. Lizef se acercó.
-¿No hablas mucho verdad?-
-... - Él solo la miró en silencio. Estaba roto por dentro, tenía los ojos hinchados de llorar.
-Todo está bien-- le dijo abriendo sus brazos.
El pequeño se soltó llorando y la abrazó. Desde que su padre había muerto Lizef no había tocado a otra persona, sentir el cuerpo huesudo del niño temblando como conejito en sus brazos, su calor... Lizef estaba encantada, ya no estarían solos.
Fue una lucha separar al niño del cuerpo putrefacto. Lizef entendió, a su edad quizá hubiera hecho lo mismo. Poco a poco lo convenció de salir, hacía que todo fuera un juego; primero fue buscar rocas para protegerlo de los animales, luego ir a recoger flores para colocar sobre la tumba, un día un ramillete amarillo, otro día morado, blanco; flores no iban a faltar. Lo que si faltaba era comida, ambos estaban en los huesos después de más de una semana de no probar bocado... Un día los despertó un ruido lejano, motores, y se acercaban; Lizef sintió qué se le encogió el corazón.
-Tenemos que irnos. ¿Escuchas eso? - le dijo tomando sus hombros y viéndolo a los ojos.
El niño asintió con una mirada triste. Brrrrrruuuuuummmm, brrrrrruuuuuummmm. Bramaban los motores en la distancia.
-Bueno, pues... Vamos a jugar un juego.- dijo Lizef haciéndose la valiente. - Si nos alcanza ese ruido, perdemos. ¿Si? Tenemos que correr muy rápido y no podemos detenernos hasta que yo te diga. ¿Entiendes?-
Los enormes ojos del pequeño se llenaron de lágrimas,pero asintió otra vez con la boca temblorosa. Lizef tomó su mano y empezaron a correr.
El niño se tropieza y se raspa la rodilla. Llora. Lizef lleva un dedo a sus labios, sin detenerse, siempre moviéndose.
-¡Shhhhh!- le dice al niño lo más quedito qué puede. Él la mira con los ojos pelones, empapados de lágrimas, solloza asustado, pero sigue. Buen niño. Ya dejaron bien atrás el hotel.
Brrrrrruuuuuummmm, brrrrummmmm, BRRRRRRUUUUMMMMM. Les pisan los talones, se detienen un momento, Lizef está segura que los Manorrojas encontraron el lugar donde habían estado viviendo; también el cuerpo, quizá si hubiera estado en mejores condiciones se entretendrían un rato, pero estaba completamente podrido. Los vio en su mente, todos cascos, cuero, clavos y hambre y muerte; al ver las flores frescas sabrán que alguien acaba de ponerlas ahí y que no pueden haber ido lejos. Los están buscando, lo sabe. Lizef ha logrado evadirlos varias veces, su mejor opción es caminar entre el escombro para no dejar huellas; tiene ampollados los pies, respira agitada pero no pueden parar. El cielo está color de plomo, ahí viene el agua y parece que va a estar fuerte. Agarrados de la mano se arrastran hasta un edificio de dos pisos con tres paredes casi intactas y un área techada arriba, no se ve muy estable... Hay un colchón enmohecido recargado en una esquina, podrían esconderse debajo; es un refugio perfecto, quizá demasiado perfecto, parece que lo movieron hace poco, podría haber alguien ahí... Podría ser una trampa... BBRRRRRRRRUUUUUMMMMM. Están sobre ellos, tienen que tomar una decisión a la de YA. Encuentran una pared cubierta de hiedra y la escalan hasta el segundo piso, llegan a una recámara, parece que era de una persona mayor, las paredes están llenas de fotos mohosas y despintadas; está partida en dos, el piso de tablas está lleno de hoyos; apesta a humedad, a madera esponjosa y podrida; hay un ropero desvencijado, lotería, es un escondite ideal; quizá tengan aún más suerte y encuentren polillas dentro; su estómago gruñe, hace días que no prueba un bocado. Toma al niño de la mano y se encierran dentro; está repleto de abrigos y zapatos, las pieles mohosas los sofocan mientras los tablones del fondo crujen bajo su peso. ¡BBBRRRRRRRRUUUUUMMMMMM! Los motores se acercan cada vez más; un relámpago ilumina su mundo desde las grietas del armario ¡KHROOOOMMMMMMMM! el cielo ruge y tiembla la tierra en lo profundo, vibra el aire y empieza el diluvio. El niño lloriquea, es un desastre de mocos y lágrimas; Lizef lo acaricia. De pronto... Siente qué la jalan del hombro, se queda sin aliento, siente un vacío en el estómago; su ropa se enganchó en un clavo oxidado, la sonrisa maldita se dibuja en su mente. La lluvia es enosordecedora, ayuda a ahogar el llanto del pequeño, pero no les da la más mínima paz; los motores se mezclan con el bramido de la tormenta, no saben donde están los Manorrojas. Tiene la piel de gallina, ambos tiemblan. Está aterrada, intenta no demostrarlo, tiene que ser valiente, es prácticamente una adulta. Ambos sudan en la oscuridad del ropero, el niño convulsiona aguantando el llanto. Ella le besa la cabeza, una mata de pelo empapado y mugroso, no lo suelta. Siente un nudo en la garganta, tiene los hombros tensos, aprieta al niño con todas sus fuerzas. Le duele la cabeza de hambre, su estómago gruñe.
-Shhhh- le dice muy bajito. -No nos van a encontrar, yo siempre me les escapo, y tú estás conmigo, o sea que no nos van a encon... - El armario se llena de luz y una explosión los deja sordos. ¡¡¡KHHHHRRRRRRRROOOOOOOOOOOOOOMMMM!!!
El estruendo les deja zumbando los oídos. Cayó muy cerca ese rayo. Al niño se le sale un chillido. Lizef le tapa la boca desesperada. Por favor, por favor, por favor, que no hayan escuchado.
Cada segundo es eterno, la tormenta los azota sin piedad, avienta el viejo armario contra la pared como si fuera de juguete, casi lo deshace, casi. Escuchan los alaridos del vendaval desde su escondite, desde su prisión. Poco a poco se agota la tempestad y el viento aullando se lleva la lluvia. Van brotando los sonidos a su alrededor, y no hay motores, estaban demasiado cerca. Escuchan ruidos abajo, parece que arrastran algo. Forcejeo. Una mujer grita, es un grito horrible. A Lizef se le salen las lágrimas. Escucha risas. Los gritos se convierten en llanto. Se escucha que desenvainan algo, el chirrido de metal contra metal. La mujer que gritaba ahora suplica.
-No... Por favor... Nononono.. No- se escucha un golpe seco, algo salpica, otro grito, carcajadas. De ahí en adelante no paran los gritos hasta que paran los golpes, huele a sangre y gasolina. Se siente calor y se ve una luz amarillenta por una ranura en el piso del closet. No pueden mover un músculo, cualquier movimiento en falso los delataría. Los manorroja hablan entre ellos en su idioma extraño. Empieza a oler a carne, a grasa quemada, Lizef se odia por lo que despierta en ella ese olor, pero se está muriendo de hambre, siente el gruñido de las tripas del niño. Lloran en silencio. Cada vez que inhala, Lizef siente que tronarán las tablas y los descubrirán; a lo mejor ya los descubrieron y solo están jugando con ellos. Las carcajadas qué escuchan les hielan la sangre. No tiene idea cuanto tiempo ha pasado, solo sabe que es demasiado. Escuchan ruidos abajo... se están levantando; se eleva una nube de humo, apagaron la fogata. Ni siquiera a los Manorroja les conviene llamar tanta atención en las ruinas, no son los únicos depredadores hambrientos ahí. Por lo pronto, parece ser que el resto de su cena será para llevar. Lizef puede saborear su libertad. BBBBRRRRRUUUUM BBBBRUUUUM, BRRRRUUUuuuuummmm... De nuevo suenan los motores, se alejan. ¿Será una trampa? Esperan un rato, inmóviles, en silencio. Están abrazados llorando, hay una quietud extraña; Lizef lo logró de nuevo, es momento de salir, se acabó la pesadilla. Tienen que buscar donde pasar la noche, ahí huele a comida, es peligroso, también deben encontrar algo de comer, pero ya mañana será otro día. Se miran y sonríen, el niño se agarra de un abrigo para levantarse y tira el travesaño; lo golpea en la cabeza, cae junto con todos los abrigos y el suelo podrido del ropero se hace astillas, lo mismo pasa con todo el edificio qué se derrumba en un socavón entre una nube de polvo y escombros, llueven pedazos de piedra y ladrillos. Todo se pone negro.
Lizef abre los ojos al sentir el sol en su cara, parece que le dieron un hachazo en la frente, tiene una herida profunda qué aún sangra y no la deja abrir el ojo izquierdo. Está mareada y huele a vómito. ¿Qué pasó? ¿Dónde está el niño? Está en una caverna inundada, alcanza a ver el hoyo por donde cayeron, por ahí entra algo de luz. No hay plantas, no hay animales, no hay manera de salir, solo sombras. Cojea alrededor, hay pedazos de madera y ropa cubierta de polvo regados entre el escombro. ¿Qué es eso debajo de un abrigo? Parece un pie...
Sacude el polvo y levanta la tela. Se cubre la nariz y la boca con la mano. El olor a fierro es abrumador, es húmedo y sofocante. Casi se resbala, se da cuenta que está parada en un charco de sangre coagulada, se siente como gelatina a medio cuajar. Ahí está acostado él, se ven sus brazos pálidos y tirantes, tiene los ojos abiertos, respira con dificultad, sus labios están blancos, boquea como un pececito fuera del agua; el travesaño niquelado del qué colgaban los abrigos brota de su pecho cubierto de sangre, Lizef agarra su manita y la aprieta. Le canta, no sabe si la escucha, pero le canta entre sollozos. Acaricia su cara, está helada. El niño trata de decir algo pero se atraganta y vomita un coágulo negro. Lizef llora a gritos, ya no le importa si la escuchan, le duele existir, todo está mal, el mundo da vueltas y otra vez todo se vuelve oscuridad.
Cuando vuelve en si, él ya no se mueve, sus ojitos están opacos, lechosos, sin brillo... Muertos. Sigue sintiéndose mareada, pero su cabeza ya no duele tanto; tiene que encontrar una salida. No puede ni moverse, está deshidratada, ni siquiera tiene lágrimas ya. Se arrastra hacia un charco y da unos sorbos de agua, a un lado suyo hay una figura familiar, el pequeño caballito de madera decapitado y sin una pata. Ve borroso, sus ojos no enfocan, ella misma está muriendo. Se desvanece otra vez en una bruma de hambre y dolor.
Cuando abre los ojos de nuevo le lastima la luz, tiene fiebre, perdió la noción del tiempo, tiembla; el cuerpo empieza a descomponerse... Si no come algo pronto lo acompañará. No tiene fuerzas ni siquiera para gritar. Dando tumbos llega de nuevo a su lado. Siente qué algo la observa en la penumbra, más que nada siente una vergüenza insoportable. Él ya no está ahí, él está muerto; ella está viva... Piensa en sus padres, en su hermanita. Abre lentamente la boca, acerca sus labios secos y agrietados a la carne muerta frente a ella y se entrega al hambre.
submitted by Escrithor to escritura [link] [comments]


2020.09.09 23:52 Competencias0422 Malinov El Condenado

Ustedes saben que como autor de cuentos siempre dispondremos de la facultad de encarnar mundos completos, con heroicos personajes, mágicos mundos, criaturas de toda forma, tamaño y color, damiselas en apuros, y monstruosos villanos que le constituirán al héroe un desafío, tan solo disponiendo de un lápiz, papel, o un computador en el cual escribir.
Así que querido lector, permíteme decirte que las inspiraciones para las historias siempre llegarán, sin importar que llegue en forma de un comportamiento amargado de un colega que inspire a un enano gruñón trabajador de las minas o en la herrería, el apuesto porte de un deportista que se verá en televisión que sea el elemento principal del concepto de un valiente caballero que estaría siempre dispuesto a luchar a capa y espada para predominar en la batalla y proteger sus ideales, un dragón de Komodo detrás de las vitrinas del zoológico al que normalmente iré con mi familia luego de la publicación exitosa de un libro o una historia, fuente de inspiración para una monstruosa criatura, guardiana de un tesoro o de una puerta mágica que transportaría solo a almas buenas al más allá. De hecho, se podría decir que nuestras inspiraciones siempre estarán ahí.
Más cerca de lo que crees.
Durante un tiempo, estuve trabajando en involucrar elementos más, si se podría decir de alguna u otra forma, drásticos o impactantes a mis historias; quería enfocarme en narrar la historia de no un valiente caballero o apuesto príncipe, sino de una vil creatura, gobernante del inframundo, la cual encarne todo lo perverso, lo leviatánico, infame, depravado, lo peor que nuestra especie pueda ofrecer, pero que de alguna manera al final del día, termina siendo un personaje que con el que todos nosotros, sin excepción alguna, nos lograremos identificar.
Fue una sugerencia cortesía de mi hija de 14 años, quien como yo también se apasiona por la escritura y la concepción de mundos mágicos. Tomando su sugerencia me puse a pensar en qué formas puede impactar al lector, y concerniendo a éste nuevo personaje ¿Qué sería lo peor que podría pasar si lo tuviera al frente mío, y aprovechando que es un personaje malvado carente de sentimientos y valores, lo hiciera sufrir en magnitudes colosales? ¿O qué podría a llegar a decirme o hacerme, si acabo con todo lo que él ama, aprecia y defendería cueste lo que cueste? Después de todo él es malo, y en teoría merecería todo lo que planeo hacerle, ¿no es así?
Mientras me planteaba estas preguntas, ya comencé a diseñar a el caballero que acabaría con Malinov, rey demonio y señor del inframundo, encarnación de la maldad. Me aseguraré de que éste heroico caballero, se lleve el protagonismo, e incluso el título del libro. Cuando piensen en el libro de Malinov, quiero que solo recuerden las hazañas de nuestro valiente corsario y en lo posible, confirmar si un rey demonio podría llegar a sufrir más que las almas condenadas presentes en su dominio. Creo que mi respuesta lograría a ser confirmada, de igual forma, como suelen llegar mis inspiraciones.
El rey demonio yacía lastimado, con uno de sus cuernos destrozados, a los pies del caballero. Su castillo, destruido, su gente, alrededor suyo en forma de cadáveres, su honor, quemado por el mismo fuego que las almas condenadas a su cargo. Esta noche, el valiente corsario conquistó el infierno, pero solo volverá a su reino a tallar ese cuerno en un trofeo, o en un cuerno de beber, algo con tal de demostrarle a todos que él fue victorioso esta noche. “Esto no ha acabado, nos volveremos a ver, Caballero de la Espada legendaria”, decía Malinov en un tono desafiante pero cansado. “Vaya que es resiliente el condenado”, decía mientras cerraba mi computador, y prepararme para recibir la noche en compañía de mi familia. “Lo sé”.
Dicen que cuando le pones el sentimiento suficiente a algo, puede volverse real; desde una relación amorosa, hasta una buena historia, una meta de cualquier naturaleza, y demás. Solo deseo que se aplicara únicamente a la realización de sueños y metas, y no para traerte pesadillas cada noche.
No podía dormir, así que bajé a mi estudio sin despertar a mi esposa para ponerme a escribir y lograr despejar algo de mi mente. Considero que las pesadillas pueden dar muy buen material para escribir cuentos, pero cuando comienzan a intervenir en tu vida, te das cuenta de que hay algo mal; se supone que tú los debes controlar, y no ellos a ti. Pero lo que pasó anoche, desde que comenzó hace dos semanas, es ridículo. Por más que lo quiera negar, por más que lo quiera mantener encerrado para seguir torturándolo, e intentar purgar fútilmente el mal de este mundo a través de las victorias de mi caballero en contra del rey Malinov, estará siempre ahí.
Es más, no deja de callarse.
Cada vez se presenta más en mi pantalla cuando trato de escribir, participa en las mismas películas que veo con mis hijos, en serio déjenme decirles que, al bailar y cantar con las aves, y llevar un vestido de princesa se veía más contento que nunca, a pesar de la tortura que le acierto cada noche con mi caballero y ejército que habré creado para él. Lo escucho en mis canciones, siendo cantadas por él en esa voz leviatánica pronunciando el idioma demoníaco que concebí para su raza que fue más fácil de matar por un hombre en armadura y espada encantada, forjada de los crisoles de hierro angelical. Al final no importa, y estoy seguro de que lo volveré a ver en un traje de paño durante el noticiero de la mañana. Me pregunto qué color combinará con su tez roja, ojos verdes y complexión maciza.
Es difícil de escribir cuando escucho a mi esposa gemir como nunca lo hizo en nuestra noche de bodas, pero no es tan malo como escuchar a Malinov volviendo trizas la cama en la que normalmente dormía apaciguadamente luego de una larga noche de tortura retórica, de batallas entre las fuerzas de la luz y de la oscuridad, y sus rugidos de victoria al llegar al clímax que yo mismo le callaba al enterrar la espada bendita en su corazón en mi última entrega de la saga de Cuernos Rotos, nombre de la saga de Malinov el Condenado.
¿Saben lo difícil que es mantenerlo en la jaula, y ordenarle que regrese a ella cuando él escapa y ronda mis pasillos a su gusto, rompiendo mi techo y mis paredes con sus enormes cuernos? ¿Saben lo difícil que es no poder dormir cuando sólo escuchas “cosecha lo que siembras” una y otra vez en las palabras de tus hijos cuando ellos irrumpen en tu estudio mientras creas una nueva escena para tus libros, y ver sus delicados brazos llenos de rasguños y mordeduras? Malinov, quien acompaña a mis hijos a la cama con una mano encima de cada uno de sus hombros detrás de ellos, apenas se ríe y traduce: “dicen que tengas dulces sueños, todo está bien. Por favor, no te acuestes tarde.” Eso mis apreciados lectores, es lo más hermoso que han hecho por mí y por mis hijos. Solo espero que entre pronto a su jaula; hoy quiero dormir con mi mujer.
El libro está maldito, pero sigo teniendo control sobre él. Eso por lo menos, es lo que querría decir, si no escuchara los pesados pasos del rey demonio llegando cada vez que tecleo. No creo que Malinov se aproxime a chequear mi mala ortografía o cómo debería escribirse su nombre.
En las noches siento el martillar de sus pasos y un murmuro de otro idioma a mi oído; sentía que estaba escapando de la jaula que cree para él, la cual escribo para mantenerlo vivo. Anoche en especial fue bastante raro, sentía por primera vez el aura de su maldad asfixiándome la garganta, recuerdo que pensé en quemar la historia para purificar su alma, y volverlo una persona de bien, en ese momento me soltó como un perro acobardado, temiendo que pudiera ejercer mi poder de Dios sobre su pequeño e imaginario mundo, el cual escribo, si él no está de ánimo de rondar por mis oídos.
Ha llegado la tarde y con ella la rutina de mi hija de bailar alegre en el jardín; percibí los tiernos gnomos a su alrededor danzando gozosos con ella, me alegra saber que no estará sola, que las garras de Malinov no alcanzarán su corazón. Retomo mi arduo trabajo de escritor, si solo un capítulo más, solo por ustedes mis fieles lectores.
Entonces en medio del castillo del rey, se encontraba el caballero con su lustrosa armadura, preparado con su espada bendecida por los magos ancestrales que habitaban en la seguridad de una cueva al noreste del reino de las maliciosas hadas, maliciosas por el hecho de hacer trampa mientras juegan póker. Sentía que iba a ser sencillo acabar con aquel malvado ser, sí, solo sería pasar la espada por sus muñecas (su punto débil) allí donde su piel era delgada y escasa de esa asquerosa piel dura y rojiza, producto de su propia maldad. El caballero pensando que ganaría se abalanzo sobre aquel que sereno y desarmado se encontraba, pero falló, olvido de los fuertes poderes mentales que poseía su enemigo y cegada su voluntad, el caballero tomó su espada bendita, y la enterró en su boca. Ya no sabía si él estaba saboreando el hierro de su crisol, o el hierro de su sangre. Y Malinov, el rey Demonio vivió feliz conquistando y dominando más reinos. Fin
Vaya final tan desastroso, siento que a ustedes mis queridos lectores no les gustará porque el vencedor es el malo, pero sé que a él rey mismo tampoco le gusto, él no es de los que gana sin luchar, para él es como perder todo su honor; me temo que la tarde pasará, mi hija entretenida con los gnomos no se dará cuenta de la llegada de aquel monstruoso ser a ejercer aquel control sobre mí a modo de venganza.
submitted by Competencias0422 to u/Competencias0422 [link] [comments]


2020.05.12 00:58 DanteNathanael Mi experiencia con la dependencia emocional

Más que nada, escribo esto con la motivación de escribir la experiencia por la que he estado pasando, para ayudarme a mí a saber en qué punto me encuentro, y que si puedo hablar de algo así, y el nivel en que lo haga, para verificar mi progreso, pero también para proveer mi vida como un ejemplo si eso es algo en lo que ustedes tienen interés en o también han experimentado en su vida. Finalmente, no se trata de curar, ni de juzgar, solamente de demostrar que no estamos solos, y que si se puede, aunque muchas veces no sepamos ni por donde.
Creo que he estado así desde mi infancia. Nunca desarrolle por completo un sentido de valor propio, todo siempre dependía de la forma en la que otros me trataban. Como un niño mimado, que cualquier cosa que hiciera era una de las cosas más maravillosas que alguien haya visto, con una imaginación y un intelecto un poco raro, pues las personas se sorprendían y me querían mucho, al punto de sobreprotegerme y nunca alentarme a perseguir lo que realmente quería hacer. Supongo que empezó cuando quería tocaaprender música, y el apoyo fue mínimo porque según no había dinero y también porque "iba a desperdiciar mi vida."
Siendo alguien muy sensible y sentimental, pues todo eso me fue afectando más y más y más, hasta el punto que nada de lo que hacía me hacía sentir bien—de lo que realmente quería hacer—porque no configuraba con las expectativas que las personas tenían de mí. Y al no tener ese amor que tanto necesitaba, empecé a conformarme con hacer las cosas que ellos querían, con tal de recibir amor, pero eventualmente esto también me cansó y me volví muy cínico. Me empecé a mentir sobre mi vida, sobre que nadie me quería porque yo sí perseguía mis sueños, que era autentico, blablabla. Y también empezó a volverme muy cobarde, puesto que no contaba con el soporte de nadie si alguna vez caía o fallaba. . . . Y obviamente, también me empecé a resentir y querer venganza en contra del mundo, porque a uno de sus mejores niños lo había puesto en una vida deplorable para él. Sentía que nadie me comprendía, que nada de lo que hacía estaba bien . . . y por ello, todavía más, me volví más dependiente del amor y cariño que recibía, aunque fuera solo de una persona . . . y en ese momento descubrí lo que eran las relaciones.
Todas mis relaciones se pueden resumir en una singular historia: todo empieza bien, descubren que detrás de la fachada hay un niño amoroso, romántico y lleno de vida, lastimado y que quiere una relación. Con el paso del tiempo, mis miedos y resentimiento empiezan a brotar, ellas tratan de ayudarme, pero eventualmente la fuerza de esas emociones negativas es tanta que también las empieza a afectar, mezclándose con sus propios problemas, para terminar en un gran derrumbe invisible. Y el ciclo se repetía.
Desde la primer relación fallida (ahora son 4) me cansé de esto, pero no sabía por donde empezar. Y por esto empecé a obsesionarme con saber qué estaba pasando, y mis refugios fueron la filosofía, y eventualmente, la psicología. Pero volví a la mala costumbre de creer que los que estaban mal, los que me debían algo era el mundo, pero no era así, pues las personas son las personas y uno mismo es uno mismo. Y entonces, repetí el ciclo una y otra vez.
No fue hasta que terminó catastróficamente mi tercera relación, con Dariana, que decidí que ya era suficiente. Pero no tuve la fuerza suficiente para seguir con mi proceso, y de nuevo me hundí a depender de las personas. Me la pasaba días enteros queriendo que alguien me hablara. Empecé a considerar que mientras más bella fuera la persona, más valor como persona me estaba dando a mí, que mientras más dedicado fuera a alguien más, más valdría como persona. . . . Por su puesto que esto ultimo es verdad, pero si se hace por hacerlo, por gusto, no porque se espera obtener el amor que a uno mismo le hace falta. Y entre otras muchas creencias de gente pendeja que empezaba a creer en mi mente para justificar mi estado, para justificar mi dependencia emocional—la más cagada era esa de que "era un alma en pena, sin hogar, sin donde encajar, que estaba destinado a morir de amor, pues era lo mejor que hacía," JAJAJA.
Eventualmente me volví aún más cínico, no dependiendo de absolutamente nadie y haciendo lo que se me diera la gana, rechazando amor por todos lados y tratando de encontrar una solución a lo que quería hacer.
Y llegó sexto año . . . avanzado. Todas las vacaciones anteriores a entrar en el ciclo 2019-2020 me la pase casi sin hablar con nadie, más que jugando, escribiendo, llorando, recogiendo migajas de donde pudiera, pero realmente sin aprender nada, pero esto ultimo no lo sabía. Pero bueno, según yo ya estaba bien. Hasta me metí a una ETE, porque honestamente creía que podía, y si podía, todavía tenía tiempo de sobra, tiempo para sentirme miserable, lo cual no me gustaba para nada, pues necesitaba huir de mis emociones. . . . Y toda la historia que viene a continuación tendrá sentido al final. No se preocupen.
El punto que entré a sexto y me empecé a juntar con una de las únicas personas que conocía, Itzel. La verdad pensé que al entrar me quedaría solo un buen rato, pero estando en la puerta, me hablo y tomó de la mano, y pues me sentía muy bien, porque nunca había hablado con ella bien, nadamás nos conocíamos de vista, pero como en quinto estuve con Dariana todo el año, pues en ella me encerré, dejando incluso a mi grupo de amigos, los Tonas Brothers, a un lado. Dentro del salón, con mi ego hasta el cielo, un ego frágil y absolutamente dependiente, y empecé a instintivamente buscar chicas que me gustaran, incluso se las dije a Itzel. Jajaja. Y bueno, eran 2, C. y A., muy diferentes en personalidad, pero el mismo arquetipo de cuerpo por el que alguna razón tenía mucha atracción a. Eventualmente me decidí a querer decirle a la que más creía que me gustaba—que en realidad era la que más tenía contacto con—C. Pero no lo hice por un tiempo.
Después, de la nada, empecé a notar risas de una parte del salón, y note que venían del otro lado, por en medio . . . era Isaac y Ashley. En ese momento le dije a Itzel que me gustaría hablarles, porque me parecían lo más sinceros del salón, y también los más divertidos. Unos pocos días después fue que noté que con ellos estaba una chava que no había visto nunca antes, preciosísima . . . pero eso no fue lo que me llamó la atención. Había algo en ella que me llamaba la atención mucho más que en cualquier otro de mis simples caprichos físicos, y no sabía que era. De vez en cuando la buscaba en el salón, pero casi no la veía. Se convirtió en mi sueño, pero nunca creí que le gustaría. La veía demasiado preciosa, demasiado fuerte, demasiado brillante y feliz como para que se fijara en un mequetrefe como yo. Y por una parte, sentía que de alguna manera no estaba encajando ya con Itzel ni Fernanda . . . pero era porque mi necesidad, mi dependencia emocional, estaba empezando a nacer de nuevo. Y por la otra, Itzel me estaba diciendo que si yo me le declaraba a Camila, ella se le declararía a su crush. Como no tenía nada que perder, y pensaba que esta diosa nunca me iba siquiera a hablar, pues acepte.
En ese momento, no se qué fue primero, pero creo que hicimos equipos en Química, y yo siendo un total antisocial, no asistí a la clase en la que fueron hechos los equipos, así que me vi relegado a armar uno fuera de tiempo. En ellos se metió una amiga que ahora quiero mucho, Adally, el manitas y finalmente ella, Karla, mi sueño. . . . Obviamente mi emoción fue grande, pero realmente me relege a no querer demostrar que me interesaba, porque, para empezar, no sabía porqué me interesaba tanto. Claro, era una preciosura físicamente, se vestía bien poca madre y su personalidad irradiaba un aura bien chingona, pero no era solo eso . . . sabía que me gustaba por otra cosa más allá de su cuerpo, de lo que se podía ver. Y por la otra, Itzel y yo ya habíamos hecho esa intención. Y yo sin esperanza con ella, pues simplemente lo deje ir sin mucho. Pero mi corazón se seguía emocionando cuando hablaba con ella en esa clase, y solo era esa clase, y solo era una vez a la semana. Creo que hubo una semana en la que no hubo clase en el laboratorio, y estuve muy pinche triste porque wey, era el único momento que le podía hablar y estar cerca de ella. Aparte de todo, era muy linda conmigo, bromeábamos un poco. Recuerdo muy bien que nos dijimos que nos andaba del baño. Para cualquiera es una pendejada, pero para mí fue lo mejor de mi puta semana. Jajaja. También en mi cumpleaños, Karla me mandó un mensaje y estuve bien bien bien pinche feliz. Era lo único que necesitaba en mi vida.
Ash e Isaac iban en Italiano conmigo, y un día, de la nada, me hablaron. Como sabía que ellos estaban con Karla, y aparte porque me caían instintivamente bien, algo muy raro, pues me junte con ellos, aunque fue un poco incómodo al principio. Y me empecé a juntar con ellos un poco.
Y entonces empieza uno de los más grandes fiascos que he hecho en mi vida.
A Monse y a Itzel les mostré algo que estaba empezando a escribir, una carta. Había hablado un tanto de C. con ellas, también con Xally, porque pues no tenía nada mejor que hacer, la verdad, no era para nada wow. Al principio si fue para ella, pero con el paso de la pluma me dí cuenta de que en realidad no me gustaba. Lo único que me llamaba la atención era su cuerpo. Y pues así al chile que hueva. Pero después empecé a pensar en Karla, y uts, la pluma salio corriendo y tenía una carta lista en menos de 5 minutos. Aquí está una transcripción, con unas explicaciones entre corchetes.
"Fue creciendo poco a poco, criado en la obscuridad de mi inconsciencia, entre callejones y andenes en donde hacía tiempo no me asomaba. Al caminar el reloj, salió más y más a la luz, en las arteriales avenidas de mi percepción te encontrabas tú. Empecé a notar tu existencia. (Al principio ni la había notado, como ya mencioné.) Buscaba el veneno de tus ojos y de tu sonrisa sin realmente saber por qué. Creía que me habías gustado, encantado a mis sentidos. . . . (Química.)
"Buscaba . . . pensaba en acercarme a ti, pero no tenía una razón concreta. (Se supone que solo eramos equipo de química, ni amigos cercanos.) Después, note que tu presencia, para mí, era exactamente eso, tu presencia. La encarnación en la periferia de otro ser, de otra alma que por Poisson o Destino>! (aquí, Poisson se refiere a la probabilidad estadística de que en mi vida, en el recuadro de tiempo y espacio que habite a través de ella, Karla pudiera haber aterrizado . . . aunque, en realidad, debería de ser "Poisson y Destino," porque con Destino me refiero a aquello inconsciente en ambos que nos guió hasta ese punto en nuestra vida, pues las coincidencias no existen)!< había coincidió en espacio-tiempo mutuamente con la mía. No eres una idea, una vasija en la cual vaciar mis propias motivaciones y deseos,>! (al principio no lo era, pero después, se volvió evidente que sí)!< eres una imagen clara y táctil, una persona real que no necesito elevar a divinidad para poder apreciar que eres encantadora. (Tres dice lo contrario.)
"Quizás se note, (yo digo que sí, demasiado) que me pongo nervioso contigo, que no puedo sostener tu mirada y mi voz flaquea continuamente si de referirme a ti se trata—y ni hablar de las sonrisas estúpidas que se me dibujan y los brotes de sangre que dilatan los tejidos de mi cara. Lo cual no es tanto por cómo me siento hacía ti, si no en lo que sentirías si lo supieras. Por lo que considero este escrito un tipo de suicidio, una confesión de algo que para mí tiene los matices de un crimen . . . me entrego a salir de las sombras de mi silencio hacia los aluzamientos de tu consciencia, con el único propósito egoísta de no permanecer callado. (Ay, Dante. . . . Oh, esperen, ahí viene lo mejor:) E incluso lo hago cobárdemente, a través del lenguaje escrito, porque a) en persona me derretiría, b) se me olvidaría qué decir y c) no tengo que huir o esperar a que me escuches incómodamente. (Ja. Esto nadamás lo puse para hacerme sentir menos peor a mí mismo.)
"Pero si, C., me gustas. Y no he podido detenerme de decírselo a todos, (esto si es verdad, a muchos, en algún punto les mencioné algo de C., porque finalmente no estoy diciendo que no me gustaba, aunque fuera solo físicamente,) porque es más fácil hacer eso que decírtelo a ti, aunque no haya nada bueno en suprimir algo que disfruto sentir." (Aquí hablo de nuevo de Karla: era más fácil decirle a otra persona que me gusta que habérselo dicho a ella misma.)
Alguien alguna vez me dijo que cómo había podido escribirle eso a alguien que ni siquiera le hablaba. . . . Bueno, en vez de "C." pongan "Karla" y todo va a tener sentido. Por esta razón fue que le enseñe la carta a mis amigos. Era una confesión secreta, porque Karla era mi amiga, y no quería arruinar nuestra amistad con que me gustara. Me sentía estúpido, porque creía que no le gustaba, y después pensaba que me había gustado simplemente porque me había tratado bien y era dulce conmigo, o solamente por su cuerpo.
Pero luego, como todos saben, el 25 de octubre finalmente rompí el silencio y a todas mis amigas mujeres les dije que me estaba gustando Karla—Xally, Itzel, Monse. Al día siguiente fui con mi papá a Querétaro, y todo el trayecto me la pasé pensando en ella, hasta estaba de buenas, fotografíe todo, y a pesar de estar cansado, me quedé hablando con ella hasta las 2-3 de la mañana. Fue a la 1:21 del 27 de octubre del 2019 que la última vez que me enamoré empezó. . . . Nah, estoy exagerando, pero aquí va el porqué.
Con el paso del tiempo, noté que tenía la grandísima necesidad de solamente estar con Karla, hablar con Karla, lo que fuera. Me hice dependiente otra vez, pero esta vez ya no quería para nada eso. Estaba consciente que dentro de mí tenía que haber un proceso por el cual tendría que pasar, en el que no podría depender de ella, no podía sostenerme en ella, no tenía que sufrir por ella, y hasta cierto punto hasta alejarme de ella, porque me estaba volviendo lo que no quería, y no realmente por su culpa. Pero como siempre, los miedos empezaron a crecer dentro de mí . . . "pero que tal que se va con alguien más," "que tal que me odia por no estar listo" y, el mejor de todos, "no merezco su amor por el estado en el que estoy."
He hablado antes de esto, y de cómo a pesar de todo, merecemos amor, sin importar el estado en el que estemos. . . . Pero algo muy diferente es recibir este amor, especialmente cuando eres emocionalmente dependiente, pues para mí, solo la aprobación y el cariño de Karla me hacían sentir bien. Podía estar rodeado de personas maravillosas, amigos y familia, pero nada de ellos me llenaba tanto y me hacía sentir tan bien como que ella lo hiciera, que ella me lo diera.
Cuando empezó todo el pedo de los paros, nuestra relación tuvo un gran pico de felicidad, todo iba bien . . . hasta que sucedió que no pude mentirme más en cuanto a cómo me sentía, y el 14 de diciembre del 2019 le dije cómo me sentía realmente, con el propósito de dar a entender mi posición con respecto a todo lo que había venido ocultando. No fue para nada bueno. Mi dependencia emocional estaba a trote cuando dejamos de hablar tanto. Literal, los pensamiento de que no era suficiente, de que no estaba siendo lo suficiente amoroso, que simplemente no valía la pena como persona si Karla no estaba conmigo, se dispararon por meses, hasta que regresamos a la prepa. Entre tanto, no quería para nada enfrentarme a mis miedos, pues me estaban destrozando, no podía pasarme ni un minuto tranquilo, siempre tenía que estar haciendo algo, hablando con alguien, quería absolutamente destrozarme, suicidarme, todo era mejor que tener que enfrentarme solo a lo que me esperaba, y que estaba seguro tenía que hacer, para poder estar bien, y no depender de ella, y quizás, así arreglar nuestra relación. Todavía iba a Prepa 2 a la ETE, pero era demasiado cansado. Todos los días, el trayecto, el no tener mensajes largos con ella, el que la sintiera tan distante, me estaban absolutamente destruyendo. Ya no tenía a nadie para avisarle que ya había llegado, que ya esto, que ya aquello, mi humor se fue al carajo, y eventualmente deje de ir por completo. Me había ganado absolutamente todo.
Cuando entramos, trate de arreglar las cosas, pero para nada funcionó. Me super emputé y mandé absolutamente todo a la verga. Ese fía me fui a tomar y creo que me puse super mal. Tenía una amiga que use para no estar solo. Con el tiempo la empecé a querer, porque me parecía una buena persona, pero la única razón por la que le hable fue porque no podía conmigo mismo, necesitaba a alguien que me distrajera del hecho de que me la pasaba revisando todas las redes sociales de Karla, porque simplemente estaba tan desesperado, tan cansado de cómo me sentía, y trataba de alentarla, de que me dijera que me quería, y las veces que lo hizo, me sentía super bien, pero sabía que la forma en la que obtenía que Karla me dijera estas cosas no estaba bien. Entonces empecé a tomar más, de no ir a clases, de simplemente tratar de ignorarla, de superarla, porque yo simplemente, en mi dependencia emocional, creía que ya no me quería.
Obviamente todo esto era una mentira. Y es por eso que hablo tanto de ella en este tipo de post, y el porque digo que ella fue la que cambió mi vida.
Verán, que dependas emocionalmente de alguien no significa que no ames a esa persona, y viceversa, también no significa que realmente la ames. En mi caso, en realidad si la amo, y es por eso que empecé con todo esto. Desde cierto nivel, el amor siempre es un sacrificio, pues es un pacto . . . y ella también me amaba, en algún punto, algo que totalmente arruiné. Ella sabía que ninguno de los dos estaba listo para tener una relación, y dimos de lo mejor de nosotros, hasta que simplemente no pudimos más, y el rencor, la desesperación y la frustración nos llevaron a finalmente "romper lazos no oficialmente." ¿Y esto que tiene que ver? bueno, que simplemente, si no fuera por el haberle hecho tanto daño, el haberla decepcionado, mentido, acusado, etcétera, no tendría el propósito de cambiar, de simplemente dejarme de mamadas y seguir adelante, cueste lo que cueste.
Pero claro y por supuesto que tengo un chingo de miedos. Finalmente, pues la amo, ¿no? y cuando uno ama, uno es muy vulnerable, uno se imagina toda sarta de estupideces y le teme a muchas cosas reales, porque, a final de cuentas, nunca fuimos novios, todo era una promesa muy truculenta. Y ahora mucho menos, ella se puede ir en cualquier momento con otra persona, y no tendría absolutamente nada que reclamar, porque para empezar, fue mi culpa el no haberme preparado con anticipación para cuando llegará, el no haber sido sincero en cuanto a lo que estaba pasando, etcétera. Y es por eso que tenía tanto miedo siquiera de empezar todo el proceso. Pero pues ahora, como tal, no me queda de otra.
Y bueno, a todo esto, ¿qué es la dependencia emocional? Bueno, la verdad es que todos somos emocionalmente dependientes, pues todos queremos sentir algo, sea respeto, amor, temor, lo que sea—amor siendo uno de los principales. Pero los que están emocionalmente sanos reciben esas emociones de si mismos. Puede parecer no intuitivo, pero como la confianza, es una habilidad que puede ser trabajada en, adoptada y aprendida en cualquier punto de nuestras vidas. Y como tal, cada quien tiene una manera de alcanzar eso que se llama amor propio. Pero, ¿qué es el amor propio? Según Google, el amor propio es la "consideración y estima que una persona siente por ella misma y por la cual espera ser considerado y estimado por los demás." Siento que esperar aquí es algo muy sensible, pero hasta ahora es verdad. Y, entonces, ¿cómo es que uno desarrolla amor propio por si mismo?
Seguiré hablando de mi experiencia.
El amor propio es la habilidad para estar solo y funcionar solo. Esto significa saber cómo procesar todo de manera independiente si no se tiene a nadie cerca, el no perseguir placeres básicos, como hablarle a nuestros exes cuando nos sintamos solos, o refugiarnos en la bebida, o en la comida, o en la vida en si. Es encarar todo lo que se siente. hacerse responsable de ello y dejarlo ir. Es aceptar que a pesar de todo, uno es posible de recibir amor, y hasta que alguien lo haga, tenemos que dárnoslo nosotros mismos.
¿Cómo es que estoy construyendo mi amor propio? bueno, ocupándome de mí. La confianza es muy atractiva, esto es porque la confianza es un signo de amor propio en una área. Ahora imaginen amor propio en todas las áreas. Es por esto que muchos homosexuales llaman la atención de mujeres heterosexuales a pesar de que sea, a veces, fácil ver que los chavos son homosexuales, porque el salir adelante como algo que está visto mal socialmente, perseguido solamente por el cómo son y lo que hacen, necesita de mucho valor y aceptación propia. Esto es la clave, aceptarnos como somos. El problema viene cuando la aceptación de lo que somos nos hace encarar eso en lo que somos insuficientes. Pero, de nuevo, no olvidemos que no importa cómo estemos, somos merecedores de amor. Pero entonces significa darnos amor, y darnos amor es, inevitablemente, crecer. Cuando amamos algo nos encargamos de ello. Imaginemos a nuestra mascota, a quien la creemos inocente y merecedora de todo nuestro amor, y la cuidamos mucho más que a nosotros, le compramos comida, le hablamos, le decimos cuánto lo queremos, aunque a veces puede que se cagué por todos lados o se coma algo que no debiera. Y bueno, lo mismo es con nosotros. Amarnos significa saber lo que merecemos, lo que podemos tener, y encargarnos de lo que tenemos que hacer para vivir plenamente, "como merecemos:" es bañarse, hacer ejercicio, comer saludablemente y a horas iguales, dormir bien, no pensar cosas negativas de nosotros, no arrastrarnos por alguien que ya ni nos quiere, bailar, salir a la lluvia cuando llueva, lavarse la cara, peinarse, arreglar nuestra casa, aceptar regalos, dejar de perseguir cosas que solamente nos hacen odiarnos a nosotros mismos (como, por ejemplo, había días en los que me terminaba odiando, porque según yo no tenía nada que hacer y me puse a ver algo, pero terminé mucho más cansado que antes de hacerlo), y todo lo que se nos pueda ocurrir, la definición y lo que tenemos que hacer nuestra. Pero, empero, esto todo debe de ser soportado, basado en la premisa que también, dentro de nosotros, estamos trabajando en la manera en la que pensamos de nosotros mismos, y como tal, en las relaciones que tenemos con conceptos como "amor," "amistad," "valor," etcétera. Por ejemplo, una creencia de que "las relaciones son difíciles," está basado en el hecho de que antes puede que hayamos experimentado algo así, y simplemente lo aceptamos, porque nos veíamos como difíciles de mantener y complacer. Esto fue lo que paso con Karla. Al principio, yo no creía absolutamente nada negativo de ella, sin embargo, sobre todo esto, tenía la creencia de que "nadie me entiende, nadie me quiere y nunca me podrán perdonar . . ." ¿y qué fue lo que pasó? exactamente eso. Y no obstante, no solamente esa creencia se hizo más fuerte, también se empezaron a crear creencias especificas a ella, basadas en el comportamiento que, hasta cierto punto, YO estaba provocando.
Ahora, todo esto no significa que no vamos a hablar con nuestros amigos, conocer personas, salir, bailar, ser felices, así como tampoco que no vayamos a recaer otra vez. Lo único que significa es que vamos a dejar de depender de otras personas, y dejar, en el caso de las relaciones amorosas, no perseguirlas por un rato, darnos un respiro y la oportunidad de conocernos y mejorarnos. Finalmente, esto es lo que me impulsa, la certeza de que no importa cómo ni cuando, siempre y cuando complete lo que estoy haciendo, sin importar que extraño tanto a Karla, algún día podría casarme con ella, o con otra persona. Pero los beneficios de esto no solamente llegan hasta ahí, las relaciones en general, familiares, amigos, compañeros, extraños en la calle, mejoran increíblemente. Nos es posible ya hacer lo que queramos sin el que dirán, y realmente dedicarnos un tiempo para nosotros mismos, porque no es lo mismo estar solos que tener un momento a solas.
El día en el que escribo esto, subí una foto a mis redes, algo que en mi puta vida hago. Jajajaja. Pero tuve muchas dudas al hacerlo, porque para empezar, la foto me la tome así de la nada, casi despertando, y después, me dieron ganas de subirla. Mi primera duda fue de si lo hacía para llamar la atención, la cual pues obviamente no era la razón. Después, empecé a decir "bueno, quizás no sea mi intención llamar la atención, sin embargo lo voy a hacer, ¿realmente podré controlar mis instintos?" Y pues afortunadamente si. Digo, he contestado los mensajes con un sticker de Kirby dando florecitas, como en señal de gracias, pero a partir de ahí no he empezado como sabía que antes hubiera empezado, de "ay, no quieres ver más." Todo pendejo el vato. Y esto me tiene muy feliz, porque es como de "ahhh, no mames, pude en contra de mis mamadas para seguir mi camino limpiamente." Con esto quiero decir que . . . llevo no más de unos días así, poniéndome atención. Ha habido días en los que he llorado, me he enojado, no he podido para nada dormir bien, y sin embargo, todo esto lo acepto. Y por otra parte, ya me siento muy muy diferente de a cómo me sentía antes de empezar. Me llevo mucho mejor con mi familia (los que me conocen saben que no me llevo para nada bien con mi papá ni con su esposa . . . pues adivinen qué. JAJAJA), con mis amigos, con extraños en el internet, tengo más energía para hacer cosas de la escuela, escribir mis historias, hacer ejercicio, simplemente quererme, pues. Ahora imaginen si sigo así y sigo cavando profundo, descubriendo traumas de mi infancia y limpiando todo desde el principio. Ahhh. <3
Mientras escribo esto muchos pensamientos vienen a mi mente, pensamientos negativos y positivos. Ciertamente sigo teniendo miedo, y realmente que extraño muchísimo a Karla, pero por este amor que le tengo, que también poco a poco se está volviendo mío, es que sigo adelante y ningún día me dejo recaer en mis malos hábitos. Sea como sea, saldré mucho mejor de esto, no importa cuánto duela en algún momento. . . . Y espero que si alguno de ustedes también quiere intentarlo, tengan la seguridad de hacerlo. Ustedes son la mejor inversión que pueden hacer.
Por último, es por esto que conté la larguísima historia de cómo empezó todo con Karla y como es que para empezar oculté que me gustaba. Si hubiera tenido la seguridad y la no dependencia emocional, nada de todo lo que pasó hubiera pasado. Pero, finalmente, gracias a que pasó, es que ahora estoy en el camino en el que estoy, y por esto, muy aparte del amor, es que después de mi madre y de mi tía, le estoy agradecido con mi vida a ella, porque gracias a ellas 3 es que por fin desbloquee toda mi vida de la cárcel en la que la había puesto. Y también porque por mucho tiempo me acompaño, a pesar de que la acusaba de todo. Ella me cuido como no tienen idea en el momento más obscuro de mi vida. Y es por esto que finalmente, todo esto, todo lo que nazca de haber salido de mi depresión, de mi dependencia emocional, llevarán de algún modo su nombre, en esperanza de que alguien más crea en si mismo y no le tenga miedo al amor, ni a arriesgarse a cambiar hacia dentro, de volverse si mismo, por algo que quiere, por algo que ama.
PD: Disculpen si todo esta un poco desacomodado, estoy muy cansado porque no dormí bien, pero quería escribirlo de cualquier manera.
Edit: Ah, si. Me falto mencionar que la razón por la que estaba buscando quien me gustara y una relación no era, como alguien me dijo, por pura imágen y cuerpo, si no por recibir amor. También, pronto trataré de hablar más sobre el cómo obtener esa sensación de que también merecemos amor y cuidado, en la 2da lección de 12 Reglas para Vivir: cuida de ti mismo como si fueras alguien de quien estás encargado de.
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2020.05.03 21:51 B44RU Es por esto que los MIMOS son mucho más terroríficos que los PAYASOS. Historia original de Mandahrk (TRADUCIDO)

Es por esto que los MIMOS son mucho más terroríficos que los PAYASOS. Historia original de Mandahrk (TRADUCIDO)
Historia original de u/Mandahrkhttps://n9.cl/idwg
Dejo vídeo a Youtube por si les da paja leer ➤ https://youtu.be/sfz0QvDJ8tg
Desde que tengo memoria, mi padre ha tenido irracionalmente miedo a los mimos. Lo he visto reducido a un lío sudoroso y tembloroso al verlos. Nadie sabía por qué esto era así, ya que siempre lo ignoraba enojado cada vez que lo interrogaban y fingía que no lo afectaban en absoluto.

Si bien esto se había convertido en una broma corriente en la familia, siempre tuve curiosidad acerca de la razón detrás de esta extraña peculiaridad suya. Bueno, esta Navidad finalmente conseguí hacerlo hablar después de llenar su estómago con abundantes cantidades de pastel y vino, y me contó su historia, casi palabra por palabra...

¿Realmente quieres publicar esto en internet? Suena extremadamente increíble, así que no te sorprendas si te acusan de inventar todo esto, ¿de acuerdo? Dios, ¿por dónde empiezo?

Entonces, sabes que vine a este país a principios de los 90, ¿verdad? Pasaron un par de años antes de conocer y casarme con tu madre. Los tiempos eran difíciles para alguien como yo en aquel entonces, tuve que trabajar en dos empleos a la vez solo para poner comida en la mesa y tener un techo sobre mi cabeza. Incluso entonces, todo lo que podía permitirme era el apartamento más ruidoso de ese viejo y decrépito edificio en un barrio infestado de crimen. Era tan malo que no podías dormir bien sin escuchar al menos un disparo cada noche. Solo un lugar mohoso y desmoronado para vivir.

Ahora mi segundo trabajo era básicamente un fin de semana en el que trabajaba como barman en el club de striptease local. Se llamaba The Rear End. Era basura, y no es algo de lo que me sienta particularmente orgulloso, pero trabajar en un club nocturno es mejor que dormir en las calles, puedo asegurarte eso.

No quiero que tu madre se entere de eso, asi que simplemente no hablemos de esa parte de mi vida. No me mires así, esas mujeres fueron algunas de las personas más valientes y honorables que he conocido.

De todos modos, mi trabajo significaba que regresaría a mi apartamento tarde, quiero decir 2 o 3 de la madrugada. Necesito que entiendas lo tarde que solían ser esas noches, para que realmente puedas apreciar cuán extraño fue lo que vi en el ascensor ese día.

Era un sábado por la noche, lo recuerdo bien. Estaba exhausto y solo quería volver a mi habitación lo más rápido posible. Entré en mi edificio, subí pesadamente al elevador y vi a un maldito mimo esperándome allí, ya sabes, maquillaje, cara blanca, labios rojo sangre, camisa a rayas, todo el asunto. Estaba sosteniendo una cuerda atada a un globo en una mano y saludando con la otra a algo en la distancia con esta sonrisa extraña y sin vida plasmada en su rostro. Y su mano tampoco se movía naturalmente, tenía esta extraña cualidad robótica, como si fuera algo mecánico, ¿sabes? Sacudió su mano, izquierda, derecha, izquierda, derecha, solo sonriendo a algo lejos en la distancia detrás de mí con estos ojos abiertos y sin parpadear.
Oh sí, absolutamente solo había una pared detrás de mí. Nada más, que eso lo hizo tan espeluznante. Quiero decir, he visto todo tipo de mierda extraña en este país, pero nada estuvo cerca de ver un mimo en el elevador de mi edificio de apartamentos a las 3:30 de la madrugada. No hace falta decir que estaba completamente asustado y decidí subir las escaleras a mi apartamento en el noveno piso. En realidad no tenía este gordo estomago en ese entonces, estaba en buena forma, por lo que subir las escaleras, aunque agotador, no era imposible. A veces incluso subía y bajaba esas escaleras, solo para hacer ejercicio. Supongo que lo que estoy tratando de decir es que no me preocupaba subir hasta el noveno piso, por lo que tomar la decisión de usar las escaleras no fue muy difícil.

Creo que había llegado al 4° o 5° piso cuando noté que algo se movía por el rabillo de mi ojo. Me detuve, me di la vuelta, y allí estaba él, subiendo las escaleras un par de pisos debajo de mí. ¿Alguna vez has visto esas viejas películas mudas? ¿Alguna vez has visto a un personaje caminar de puntillas de manera exagerada cuando intentan hacer evidente lo importante que es el silencio? Así es como caminaba, con las manos frente a él y trepando con estas zancadas tremendamente largas, saltando sobre varios escalones a la vez, solo usando las puntas de los dedos de los pies para levantarse.
Se congeló cuando lo vi, a mitad de camino, como una estatua con una pierna suspendida en el aire mientras permanecía precariamente. Esperaba que se volcara y cayera hacia atrás en cualquier momento, pero no se movió ni una pulgada. Era como si se hubiera convertido en piedra. Tenía esa extraña expresión en su rostro, casi como cuando a un niño mamá le sorprende robando las galletas de nuevo, y sus ojos se movieron rápidamente, negándose a reconocer mi presencia. Estaba tan cerca de perder mi mierda, pero me puse nervioso y hablé.

"Hombre. Ya basta". Me reí nerviosamente. "Me tienes hombre. Esta mierda es hilarante".

Esto me lo dije más a mí mismo que a él, para pensar que no era más que una broma, o una actuación de práctica o algo así, ya sabes.

"No tengo dinero, hombre". Añadí. "Soy muy pobre. Entonces, eh ... Puedes detenerte ahora".

Con eso, aceleré y comencé a correr escaleras arriba. Se me heló la sangre cuando lo escuché comenzar a moverse de nuevo, mucho, mucho más rápido esta vez, pero exactamente con el mismo movimiento. Miré detrás de mí otra vez. Mierda. Estaba solo un piso debajo de mí, nuevamente se habia detenido en esta mierda de estatua viviente. Pero él estaba tan cerca de mí esta vez que podía ver el blanco de sus ojos mientras miraba a lo lejos.

Fue muy extraño. Ni siquiera sabía si todo esto era malicioso o no, ¿sabes? ¿Estaba este mimo tratando de lastimarme? Creo que saber que era un loco psicópata habría facilitado el trato. ¿Pero esto? Fue irracional. El miedo que sentía era insoportable, sacudiéndome hasta la espina.

Le grité.

"¿Qué mierda quieres?" Grité a toda velocidad, sin importarme quién se despertara, no, en realidad esperando que alguien lo hiciera.
"Déjame solo gilipollas. ¡A la mierda!"

Su expresión cambió instantáneamente ante eso. Parecía ... triste casi, pero era terriblemente falso, como si estuviera haciendo un espectáculo. Se le cayó la cara y levantó la mano para limpiarse una lágrima inexistente. Vi en aturdido silencio mientras él procedía a subir la barandilla de las escaleras y saltar antes de que pudiera abrir la boca.

Grité y rápidamente me incliné sobre las escaleras para ver qué diablos pasó. Estaba tumbado en el suelo, seis pisos más abajo, las extremidades retorcidas en ángulos extraños y acostado en un charco de sangre.

Debo haber pasado casi un minuto solo mirando su cuerpo sin vida, preguntándome qué demonios acaba de pasar. En el fondo de mi mente, sabía que tenía que llamar a la policía o algo así, pero estaba demasiado conmocionado como para moverme. Fue una sensación de hormigueo en mi columna que me trajo de vuelta a la realidad. Esta extraña sensación de ser observado, como miles de hormigas corriendo por tu espalda.
Miré hacia las escaleras encima de mí y no bromeo hijo, allí estaba, ese maldito mimo, mirando su propio cadáver con esta expresión de sorpresa en su rostro. Estaba sosteniendo sus mejillas como esa pintura de 'grito' y su boca se había abierto con los ojos amenazando con salir de sus cuencas. Su cara estaba a solo centímetros de la mía, y, en verdad, casi me orino en los pantalones.

¿Ves mis manos ahora? ¿Ves cómo están temblando, solo pensando en esa noche? Imagina cuán aterrorizado debí haber estado en aquel entonces. Mi cuerpo acababa de apagarse, negándose a moverse, y los dos estábamos parados allí, como estatuas, como una jodida instalación de arte viviente.

Él fue quien se movió. Después de aproximadamente medio minuto de estar completamente quieto, sus ojos se movieron y finalmente se encontraron con los míos por primera vez esa noche. Un escalofrío recorrió mi columna vertebral mientras miraba esos pozos profundos de la nada, pero el hechizo se rompió y pude mover mi cuerpo nuevamente. Tropecé y caí hacia atrás, pero rápidamente me puse de pie y corrí. Y seguí corriendo hasta que salí del edificio, sin atreverme a mirar si aún me seguía y haciendo todo lo posible para mantenerme alejado del cuerpo tendido en la planta baja.
Estuve despierto toda la noche, tomando un café en la primera cafetería que se abrió al amanecer. Llamé anónimamente a la policía desde un teléfono público por la mañana y, por supuesto, no había ningún cuerpo en el edificio cuando la policía apareció más tarde. No soy un hombre muy religioso, pero sabía que esa mierda no era algo que la lógica pudiera explicar. Durante la semana siguiente me mantuve alejado de mi apartamento tanto como pude, solo fui a ducharme y a cambiarme de ropa, pasé las noches en casa de mis amigos después de poner las excusas más débiles imaginables.

No. No se lo dije a nadie. ¿Estas loco? ¿Quién me creería? Y no, no habían camaras en ese edificio.

La pobreza es jodidamente cruel, hijo. Ya no podía imponerme a mis amigos y no quería ir al refugio para personas sin hogar, así que decidí volver a dormir en mi departamento. Traté de engañarme y pensar que lo que había experimentado no era real, que lo había soñado todo. Como si todo fuera solo una alucinación. Pero en lo profundo de mí, sabía que era real. Todo ello. Y que probablemente volvería a suceder.
Una sensación de tremendo temor me invadió cuando me paré afuera de mi edificio 8 noches después de que me topé con ese mimo. De nuevo era bastante tarde, casi al mismo tiempo cuando me topé con él la última vez. Con el corazón encogido, caminé penosamente hacia el elevador, tratando de evitar pensar en el miedo y apretando mi corazón. Ni siquiera podía mirar el lugar donde había caído y elegí alejarme de él.

El elevador se abrió con un ruido suave y solté un suspiro de alivio al ver que estaba vacío.

¿Por qué no solo tomé las escaleras? Joder, no. Demasiado trauma asociado con ese lugar. Es mejor estar apretado dentro de un elevador de rápido movimiento que arriesgarse a subir las escaleras y encontrarse con el mimo suicida del infierno.

Creo que debería estar agradecido de que mi viaje en ascensor fuera pacífico. No creo que hubiera sobrevivido si él hubiera aparecido allí. Un ataque al corazón me habría matado mucho antes de que él pudiera cortarme la cabeza o algo así, no lo sé.

Jugueteé con mis llaves, pero rápidamente entré y cerré la puerta detrás de mí. Quitándome los zapatos, corrí inmediatamente hacia la comodidad de mi manta y me acurruqué allí, tratando de conciliar el sueño, pero me mantuve despierto como un maldito búho.

Entonces este apartamento era bastante pequeño, ¿verdad? Solo dos habitaciones, excluyendo el baño. Para que pueda escuchar lo que esté sucediendo en cualquier rincón del piso. ¿Entiendes a donde voy con esto?

No. No estaba en la casa, pero estaba fuera de ella. Escuché algo crujir afuera de mi puerta principal e instintivamente supe que era él. Al principio pensé que me quedaría allí en mi cama, pero el susurro no se detuvo. El miedo seguía creciendo dentro de mí, y se estaba volviendo insoportable quedarse allí. Mi corazón latía tan rápido que temía que saliera de mi boca.

A la mierda, me susurré a mí mismo y me levanté para investigar. Golpeé mi dedo del pie contra la cama y grité, con los sonidos del exterior cesando casi al instante. Después de controlar el dolor, caminé hacia la puerta, tan suavemente como pude, y miré a través de la mirilla.
Ahogué un lamento cuando mis temores fueron confirmados. Allí estaba él, ese maldito mimo, de espaldas a la pared frente a mí, atento, como un maldito cadete del ejército. Creo que debe haber sentido que lo observaba, porque tan pronto como miré a través de la mirilla, se inclinó hacia adelante, de modo que la parte superior de su cuerpo estaba casi paralela al piso. Sus labios rojos como la sangre se estiraron en esta sonrisa viciosa y comenzó a mirarme directamente.

No sé cómo, pero de alguna manera me estaba mirando directamente. No, él no estaba en ninguna parte cerca de la mirilla, así que no sé cómo, pero sabía que me estaba mirando. Sentí sus ojos perforar mi alma, burlándose de mí, haciéndome saber que estaba jugando conmigo y que podía matarme cuando quisiera.

Acercó las palmas a los lados de la cara, abrió la boca y comenzó a chasquear la lengua. Excepto que nunca escuché el clic. Lo que escuché fue un golpe, y mi puerta comenzó a temblar.

Toc, toc, toc.
Me caí de miedo. Sabes, él no estaba cerca de la puerta, pero todavía golpeaba. No sé qué demonios estaba pasando, pero sabía que no podía quedarme allí ni por un segundo. Salí de mi ventana y comencé a descender usando las escaleras de hierro de salida de emergencia unidas al costado del edificio.

Escuché algo increíblemente grande y fuerte golpear contra la puerta de mi casa cuando comencé a bajar esa desvencijada escalera de hierro. Mi puerta cedió con un crujido dolorosamente fuerte y casi me caigo.

¿Por qué nadie salió a comprobar qué estaba pasando? Bueno, la mayoría de las personas se preocupaban por sus propios asuntos. Las invasiones de casas, los asesinatos, los tratos de drogas salieron mal, podría ser jodidamente cualquier cosa. No necesariamente algo demoníaco.

En un momento en mi camino hacia abajo, consideré simplemente saltar y terminar con mi vida, estaba tan aterrorizado. Pero sacudí la cabeza y seguí luchando por mi supervivencia.
Pronto fui libre. Estaba fuera de ese edificio infernal y jadeaba y recuperaba el aliento en las calles de abajo. Volví a mirar hacia donde estaba mi departamento y lo vi por última vez en mi vida.

Estaba parado en la barandilla de las escaleras de emergencia, justo afuera de mi habitación, sin ninguna preocupación en el mundo. No sé cómo diablos se equilibró con esa cosa, pero se quedó allí, mirándome con esa jodida sonrisa en su rostro. Teatralmente levantó las manos y aplaudió.

Vi en silencio aterrorizado como una por una, las luces en todos los apartamentos comenzaron a encenderse. Él estaba allí, en cada maldito apartamento en las ventanas que podía ver. Era él. Jesús, estaba actuando, si eso tiene algún sentido. En una casa imitaba beber té, en otra haciendo malabares con bolas invisibles,una vista jodida por decir lo menos.

Pero el original continuó mirándome y luego, con otro aplauso, apagó todas las luces del edificio y desapareció, dejándome temblando en la oscuridad.
"Jesús, jodido Cristo, papá". Susurré. "¿Eso realmente sucedió?"

"Eso depende de ti creerlo." Respondió. "Sé lo que vi".

"Entonces, ¿volviste allí de nuevo?" Pregunté.

Sacudió la cabeza con furia. "Nunca en la noche. Nunca jamás. Me mudé tan pronto como encontré otro lugar".

"¿Qué pasó con ese edificio?"

Él suspiró. "Aveces pasaba solo para verlo; finalmente el propietario tenía que venderlo a un constructor. Simplemente ya no era rentable; hubo un montón de suicidios allí, como 2-3 cada año durante media década. Mal augurio en todas partes. El nuevo propietario lo derribó y construyó un centro comercial allí "

"¿Un centro comercial? ¿Cuál?" Pregunte. Me miró sin comprender.

"No quieres decir ..." Mi sangre se congeló cuando lo comprendí. "Pero ... ¡Tienen una actuación de mimo en el anfiteatro allí cada mes!"

Él asintió.
-----------------------------
Historía traducida de ''This is why Mimes are much more terrifying than Clowns''https://n9.cl/idwg con el permiso de u/Mandahrk
Dejo vídeo a Youtube por si les da paja leer ➤ https://youtu.be/sfz0QvDJ8tg

https://preview.redd.it/b3sdx4k5afx41.jpg?width=1280&format=pjpg&auto=webp&s=e60422a194e4b57b13c10393133f9df18133764c
submitted by B44RU to nosleepenespanol [link] [comments]


2020.03.04 15:43 elfenix000 7 días y continuo

Publiqué un post:
https://www.reddit.com/NoFapES/comments/fcdfj8/3era_vez_que_inicio_en_el_año/?utm_medium=android_app&utm_source=share
Y pues estoy a horas de cumplir 7 días, voy bien, creo que como ya lo he intentado antes pues se me está haciendo fácil, hace unas horas, antes de escribir este nuevo post, se me pasó por la cabeza ver algo de "P" como la otra vez (el segundo día de haber comenzado) vi, pero sin llegar a fapearme, pues pensé que hoy también podría controlarme, pero soy consciente que esa no es la idea del reto, así que decistí. Además que tengo otras metas en el plano espiritual que quiero alcanzar. Cuando inicié este reto el miércoles de ceniza, pensé en llegar a los 40 días de abstinencia de PMO, como un ayuno de PMO, pero pienso que una vez que llegue, no me detendré e iré por los 90, pero ahora me preocupo principalmente or llegar a los 40 días, por terminar la Cuaresma limpio y transformado. Quiero liberarme del ego, en línea con el pensamiento budista, quiero dejar de ser egoísta, y más solidario, sentir compasión por las personas malas, meditar más, dormir menos y leer más. Pensé en ayunar de YouTube que es en lo que más dedico mi tiempo libre (viendo cosas instructivas y que me culturicen), además que soy alguien que desprecia la televisión, pero se me hace difícil dejar el YouTube porque también escucho música de ahí, no tengo música en mi celular. Buscaré la forma, no me debo poner excusas, descargaré músicas en las noches, sé que si dejo el PMO, tendré más tiempo de vivir mi vida, y no la vida de la matrix (como dice Jesús The Natural del canal de YouTube), tendré más tiempo de planear cómo alcanzar mis sueños. Considero que la felicidad debe ser un presente y no un futuro, disfrutar a plenitud cada etapa de nuestra vida. Ah! Antes de terminar de escribir, quisiera compartirles algo que encontré en mi búsqueda de la liberación; encontré que San Juan de la Cruz, diseñó un método para controlar y someter el cuerpo (los 7 pecados capitales) y desarrollar más nuestra mente, alma y razonamiento. Su método o proceso se llamaba: La noche de los sentidos, dónde poco a poco iba liberándose del placer banal para disfrutar del alimento espiritual. Es algo muy práctico y me motiva a liberarme del deseo. Los budistas dicen que la causa del sufrimiento es el deseo. Yo creo que el pensar en sexo de forma descontrolada lleva crear una sociedad decadente, hijos sin padre, familias divorciadas, hijos de diferentes mujeres, romper el corazón a mujeres y hacer que ya no crean en el amor, crea mujeres que se inician a temprana edad si madurez mental. La sociedad, el mercado te da lo que tú pides, ellos sólo quieren vender (me estoy liberando del consumismo también), y casi todo el mundo piensa en sexo, la industria de la ropa, ropa cada vez más exhibicionista, la música sexual tipo regaeton y trap entre otros géneros, la publicidad usando mujeres, los programas de televisión mostrando mujeres con cuerpos operados. Ufff son tantas cosas, sé que con la ayuda de ustedes lo lograré. Vamos por más
submitted by elfenix000 to NoFapES [link] [comments]


2018.12.18 08:02 Cireiznarpos Aparición de Darth Sidious en el episodio IX

¿Podría haber similitud entre Marvel y Star Wars? Ambas son de la misma compañía, y Thanos no entró hasta que Odín, el padre de starlord y la maestra de Dr.Strange murieron... ¿Y si sidious no murió (como Darth maul) y ha estado esperando a que Han Solo (General de rebelión), Luke (Jedi) y el Almirante Ackbar( mejor comandante de flotas) muriesen?
Ahora tiene libre el camino sin apenas rebelión (solo queda Leia que su rol es aportar esperanza y coraje a los rebeldes) y sin Jedis porque Rey aún no es nada. Ya sabemos que Palpatine fue quien encontró a Snoke cuando este le habló solo a él desde las regiones escondidas y fue a buscarlo, regiones donde nació la primera orden.
La única incógnita es Kylo Ren, su devoción por Vader dirige sus acciones y quizás al ver que Sidious vuelve y por tanto que Vader no consiguió nada sino morir en vano. Puede hacer que Kylo se enfrente a Palpatine y muera, que sería lo más probable, o que se vuelva al lado luminoso debido a sus sentimientos hacia Rey y su madre Leia (solo le queda a Leia algo sin hacer, volver a traer a alguien del lado oscuro).
¿Entonces qué pasaría con Hux?
Es el comandante de la primera orden (impuesto por Snoke), estaba al mismo nivel de confianza que Kylo Ren cuando dominaba Snoke (cosa impensable y tremendamente sorprendente que un oficial sin conocimiento de la fuerza esté al mismo nivel para el líder supremo que su aprendiz sith).
Y si ¿Hux sabe acerca del castillo de Vader en mustafar y es el conejillo de indias de Snoke y Palpatine para revivirlos?
Hux ha demostrado ser un don nadie, fácil de manipular (Poe se ríe de él literalmente y cuando Snoke cae Kylo lo doblega sin sufrir) y aún sin ideas claras de cómo comandar un ejército tan grande. Pero no se puede olvidar, en el episodio XIII, la imagen de Kylo en el suelo tras romper el sable de luz con Rey, momento en el que llega Hux y hace amago de sacar algo de su cinturón (pistola o sable de luz si crees en la teoría de que Hux era el verdadero aprendiz de Snoke, teoría que se basa en lo ya dicho de que estaba al mismo nivel de confianza que Kylo Ren) yo creo que ese amago de sacar su pistola y matar a Kylo es su ambición de poder o, entrando en divagaciones más complejas pero más atractivas, una oportunidad no contemplada en un plan a largo plazo de quitarse de en medio a un usuario de la fuerza que se podría volver en contra de Palpatine. Ahora bien, si Sidious vuelve, o más bien si Sidious no murió entonces a manos de Vader, me estás diciendo que la profecía que mal interpretada pudo ser no sirve de nada, ni sirvió de nada por tanto 7 películas. Si esto se cumple es porque Sidious vuelve a la vida gracias al castillo de mustafar de Vader, más concretamente a sus catacumbas donde Lord Momin ya resucitó (dato canon). Pero
¿A quién enviaría Sidious o Snoke a realizar dicha tarea?
Recordemos que Hux (sería lo lógico) no ha demostrado tener conocimiento en la fuerza alguno y por tanto ahora mismo sería imposible que fuese capaz de hacer algo que ni siquiera Vader pudo con Padme (aunque más tarde supimos que no pudo porque solo pueden resucitar usuarios del lado oscuro). Ésta es la única incógnita en un plan que se desconoce, a no ser que se eche mano de la teoría de Hux como verdadero aprendiz.
¿A donde iría Hux siempre que se comunicaba con Snoke?
¿Tenía un simple comandante de ejército órdenes que ni siquiera el aprendiz sith sabría?
Tarkin fue el más grande de estos comandantes y tenía todo el respeto de Vader, aunque siempre Vader tuvo el poder del miedo de su parte entre los dos, debido al intento fallido de Tarkin de dar caza a Vader y ver cómo éste mataba a todos sus compañeros y tenía clemencia con él mismo, pero aún así no tenía órdenes especiales más que controlar la estrella de la muerte, cosa que Vader sabía mucho antes que Tarkin ya que en la venganza de los sith Palpatine ya está viendo planos de dicha arma en su despacho en Coruscant, y supongo que le contaría todo ese plan de construir el arma para dominar la galaxia bastante antes que ha Tarkin o cualquier otro personaje.
Abriendo un pequeño paréntesis, cabe mencionar en esta teoría a modo de apéndice, que el actor Domhnall Gleeson (Hux) es el único que ha leído el guión completo de la trilogía. Se los ofrecieron, como es costumbre, a los actores de los personajes importantes de la saga, pero solo él lo leyó como ya comentó él mismo en una entrevista. Esto obviamente es un punto a favor de que Hux tiene algo guardado bajo la manga.
¿Cómo encaja todo esto con la "muerte" de Snoke?
Yo personalmente pienso que Snoke no está muerto y me mantengo firme en que es Darth Plagueis, por sus similitudes con el libro de dicho personaje. Pero si es Darth Plagueis, uno de los más sabios sith de la historia, ¿cómo es que Kylo pudo matarlo tan fácil? A no ser que no esté muerto, ya que el poder de Plagueis no era ni más ni menos que no morir por su control en los midiclorianos. Pero Palpatine(su aprendiz) en el libro de Plagueis lo mata y toma el poder como sith líder. Pero sabemos que Plagueis era capaz de engañar al mismísimo Palpatine ya que era su aprendiz y por tanto lo conocía bien, pero también sabemos el miedo o más bien temor o desconfianza que tenía Plagueis sobre su aprendiz porque como el mismo Plagueis dijo (en su libro) Palpatine llegaría a ser el sith más poderoso de toda la historia. Esto podría haber hecho que Plagueis decidiera esconderse en las regiones desconocidas de la galaxia, tras la traición de Sidious, lugar donde encontró Palpatine a Snoke ya que este le habló mediante la fuerza a Sidious y como ha se mencionó antes es el lugar donde se creó la primera orden.
Pues si Snoke es realmente Plagueis no hay duda de que cortarlo en dos no es la manera de matarlo.
Aparte sabemos que Anakyn fue creado por la fuerza debido al desbalance que Plagueis y Palpatine estaban haciendo en la fuerza, la profecía decía que Anakyn traería equilibrio a la fuerza y así lo hizo en el retorno del Jedi. Esta contrapartida de la fuerza de crear vida tan poderosa en la fuerza obviamente no pasaría desapercibida por Palpatine y Plagueis, cosa que se demuestra cuando Palpatine dice que pronto tendrá un nuevo aprendiz mucho más poderoso refiriéndose a Anakyn, entonces si Plagueis aún así decía que su aprendiz sería el más poderoso es porque sabia que algo no iba a terminar bien con Anakyn, y así fue. Como ya dijo George Lucas en una entrevista, Anakyn por el camino luminoso u oscuro sin haber sufrido los daños propinados por Obi-Wan hubiese sido el doble de poderoso que el Emperador, pero debido a esas heridas tanto emocionales como físicas y a que su cuerpo tenía una parte robótica, Vader se quedó en la mitad de poderoso de lo que podría haber sido, osea tan fuerte como el Emperador pero con una mente más manipulable, por ello nunca Vader cumplió con la Regla de Los Dos de Darth Bane (matar a tu maestro para ser el líder sith). Con todo esto quiero decir que Plagueis sabría que Palpatine era más poderoso que él y por eso (si es Snoke) no se opondría a ayudarlo a renacer, aunque un sith ayudando a otro suena bastante contradictorio. Pero el miedo puede ser una gran fuente de poder y manipulación.
Todo esto sería parte del Gran Plan, que como ya sabemos y ya se ha demostrado con la caída de la República, Sidious podría estar ejecutando para dominar la galaxia ya que si algo tenía Palpatine en palabras de Plagueis es una mente calculadora a largo plazo y entendimiento de cómo manipular personas. Esto nos lleva a otra pregunta,
¿Qué papel tiene Rey en toda esta historia?
Es la gran pregunta a la cuál aún no he sido capaz de dar alguna explicación plausible ni con ocas teorías. Soy de los que creen que sus padres no son simples chatarreros como Kylo le dice en The Last Jedi, sino que viene de una larga línea de usuarios de la fuerza. Aunque aún no sé de cuál ni como ni porqué llegó a Jakku. Esto es lo único que no sé hilar con todas estas teorías y no sé que nos tienen guardado en el Episodio IX, pero amo la teoría de que Kylo volverá a la luz y Rey por el contrario al lado oscuro por dejarse llevar por sus sentimientos, sería un giro de guión impresionante.
¿Por qué no creo en que los padres sean chatarreros?
Si son chatarreros como dijo Kylo, ¿por qué la iban a abandonar? Si lo que necesitan es mano de obra, buscar chatarra para vender y así sobrevivir. ¿Por qué en Jakku? Si son chatarreros no habrían abandonado el planeta Jakku, más inteligente sería quedarse en el planeta donde se produjo la última guerra del Imperio y así poder obtener todas esas piezas de las naves tan valiosas, como sabemos por la trilogía de aftermath de Chuck Wendig.
Por el contrario a abandonar a alguien en el planeta donde murió el Imperio sería una buena estrategia para esconder a esa persona del nuevo Imperio (la Primera Orden), aunque si esta es la razón de dejarla ahí es porque esos padres fueron capaces de sentir o intuir o averiguar de primera mano (aunque no sé cómo) que un nuevo Imperio iba a surgir, la mejor manera de pasar desapercibido es estar en el lugar menos sospechado. Además Jakku es un planeta del borde exterior, lo que conlleva que sea pobre y no haya nada de valor para el Imperio allí. El escondite perfecto. Una niña abandonada en el planeta donde se produjo una guerra y los causantes de esa guerra perdieron allí, un planeta pobre (sin posibilidad de salida) y un planeta donde nadie te reconocería fuera de él puesto que nada bueno sale de planetas como Jakku o Tatooine, sino que se les conoce como planetas de escondite de cazarrecompensas y chatarreros sin más.
Entonces, ¿posibles padres de Rey?
Está claro que Han y Leia no solo. Si lo fueran Kylo y Rey no podrían estar enamorados como parece que están, Disney no se arriesgaría a introducir el incesto en sus películas. Rey es muy poderosa y aprende muy rápido, cosa que va en el ADN de los skywalker y esta saga no es más que la continuación de los Skywalker (Kylo está ahí). Por tanto solo me queda Luke, pero para que Luke fuese su padre se necesitaría que Mara Jade fuese introducida en el canon de manera clara para todos los fans. Mara Jade no es más que la mujer que intentó matar a Luke Skywalker pero se acabó enamorando y casando con él en Legends. En Legends tienen dos niños, una hija y un hijo. Ahora bien todo esto ya no es canon sino Legends. Queda descartado.
¿Obi-Wan?
Ojalá y no cometan este error en Disney, mancharía la imagen del Jedi perfecto y dejaría por los suelos la admiración y el amor que la mayoría de los fans tenemos acerca de Kenobi. Por lo tanto no creo que sea él, ni con el corazón ni con la razón.
Como ya he dicho, no soy capaz de establecer conexiones con teorías y los padres de Rey. Ni soy capaz de establecer mi propia teoría acerca de ellos, pero estoy seguro de que nos guardan un gran giro en la historia para este último episodio y creo que será o Sidious o padres de Rey inesperados o Kylo vuelve a la luz o algo así.
submitted by Cireiznarpos to starwarsspeculation [link] [comments]


2018.07.31 17:13 master_x_2k Zumbido I

Brian era más rápido que la mayoría de los hombres de su tamaño. Dio un paso atrás para esquivar mi golpe, luego giró su cuerpo en lo que estaba aprendiendo iba a ser una patada. La cosa era que no sabía a dónde se dirigiría esa patada, y generalmente no se contenía con sus patadas de la forma que lo hacía con sus puñetazos. Sabiendo esto, siguiendo sus instrucciones de ser impredecible, me lancé hacia adelante y lo tacleé torpemente.
Su muslo me dio en el costado mientras movía su pierna, lo cual dolió, pero no tanto como habría dolido la patada. Aun así, logré derribarlo al suelo. Cualquier sensación de victoria que podría haber sentido fue efímera, porque caí con él, y él estaba más preparado para lo que venía después. Cuando golpeamos el suelo, él usó sus manos y su muslo aún levantado para llevarme a su derecha. Antes de poder orientarme, él se dio vuelta en mi dirección y se sentó a sobre mí.
Lancé un puñetazo a su costado, pero él me agarró la muñeca y giró mi brazo hasta que mi codo apuntó a mi ombligo. Agarré su camisa con la otra mano, con la esperanza de quitármelo de encima (ni de cerca), y también agarró esa muñeca. Ajustó su agarre en mi brazo derecho retorcido y sujetó mis brazos contra el suelo, extendidos sobre mi cabeza.
“Es un comienzo”, me sonrió.
Al darme cuenta de la posición en la que él me tenía, sintiendo la presión de sus muslos contra mis caderas, su peso descansando parcialmente en la parte inferior mi cuerpo, debo haber perdido algunas neuronas. Mi proceso de pensamiento se detuvo por completo. No ayudó que lo primero que mi mente interpretó con ‘comienzo’ era que esta posición nos llevara a algo más.
“Si seguimos así, podrías ser una buena luchadora”, elaboró. “Cuando estábamos en el suelo, aquí, y te empujé hacia un lado, deberías haber seguido el impulso. Obtener un poco de distancia. Si lo hacías rápido, podrías incluso haber estado de pie antes que yo, lo que sería una buena posición para atacar.”
“Mmm”, fue la respuesta más coherente que pude lograr.
“¿Vas a dejarla levantarse o estás disfrutando demasiado de esto?”, Lisa le preguntó, desde donde estaba sentada en el sofá. Ella tenía los brazos cruzados, su barbilla sobre un cojín. Tenía las manos cruzadas frente a su boca, escondiendo lo que sospeché que era una sonrisa divertida.
Brian sonrió mientras se ponía de pie, “Lo siento, Taylor. ¿Quieres intentar una ronda, Lise?”
“No estoy vestida para eso, es muy temprano en el día, y no le negaría a Taylor su diversión”, dijo, sin levantar la cabeza. Cuando le di una mirada irritada, ella me guiñó un ojo.
Brian y yo nos pusimos de pie y nos miramos, entonces ambos titubeamos, quedándome justo fuera de su alcance.
“Me sorprende que ustedes dos estén en buen estado para esto”, comentó Lisa, “¿No les duelen las piernas de estar a los brincos anoche? Tú especialmente, Taylor. Fuiste a correr esta mañana, ¿y ahora estás entrenando?”
“Si mis rodillas pudieran hablar, estarían gritando de agonía”, le respondí. Levanté mi mano mientras Brian se movía para atacar mientras yo estaba distraída, y él retrocedió de nuevo. “Pero mantenerme activa hace que mi mente no se preocupe.”
“¿Todo está bien?”, Me preguntó Brian. Me encogí de hombros, miré a Lisa.
“Taylor se fue a casa”, explicó Lisa, “Tuvo una discusión con su padre, regresó aquí. Podría quedarse un tiempo, ¿sí?”
“Sí”, le hice eco.
“Lo siento”, simpatizó Brian.
“Yo también”, dije. Me acerqué más, tratando de provocarlo para que se moviera, pero él no cayo con eso. “Amo a mi papá. Realmente nunca tuve esa fase que otros tuvieron, donde me sentiría avergonzada de estar cerca de él, donde no nos entendíamos. Pensé que éramos más cercanos que eso, hasta anoche.”
“¿Las cosas van a estar bien?”
“Realmente no lo sé”, respondí. Cambiando de tema, admití, “Está bien, estoy atascada. Estoy parada aquí, frente a ti, y no sé qué puedo hacer para que no terminar golpeada o arrojada al suelo. Si avanzo, hay un millón de cosas que podrías hacer para patear mi trasero. ¿Qué harías, en mis zapatos?”
“¿Honestamente? Hmm,” se relajó un poco, “Buena pregunta. Supongo que iría por la cosa más cercana que pueda usar como arma.”
“Aparte de eso. No hay nada que pueda agarrar que sirva para pelear sin lastimarte de verdad.”
“Creo que haría lo que estás haciendo, espera a que el otro tipo haga un movimiento.”
“Bueno. Entonces muévete.”
Él lo hizo. Dio un paso más cerca, fingió dar una patada, luego se agachó para intentar patearme los pies. Podía manejar eso al menos – Salté un poco para evitar su pie mientras se movía debajo de mí. Aun así, él estaba un paso por delante de mí, poniéndose en pie con la pierna extendida y usando su hombro para poner mi culo en el suelo. Tomé su consejo de antes, usando el impulso, rodando hacia atrás para crear cierta distancia, pero él tenía la ventaja de tener ambos pies en el suelo. Dio media vuelta y me siguió, movió su rodilla hacia adelante y se detuvo a unos centímetros de mi cara.
“Estás aprendiendo”, dijo.
“Muy lentamente.”
“Estás aprendiendo”, subrayó, “escuchas lo que digo, lo tienes en cuenta y casi nunca tengo que recordarte algo dos veces.”
Él me ofreció su mano, y cuando estiré la mano para tomarla, él se agarró a mi brazo. Agarré el suyo, y él me ayudó a levantarme.
“Vengo con café y desayuno”, dijo Alec, “que cierto líder del equipo fue demasiado perezoso para traer.”
“Oh, vete a la mierda, Alec”, respondió Brian, sin ningún veneno en su voz. Soltó mi brazo para tomar un café. “Te traigo algo nueve días de cada diez, de camino a aquí.”
“Ese es tu impuesto por la inconveniencia de que vivas fuera del departamento”, respondió Alec, avanzando hacia el sofá y dándonos a Lisa y a mí nuestros cafés. Lisa tomó la bolsa de papel y sacó unos muffins, entregándome uno. Me senté en el sofá junto a ella.
“Entonces”, se dirigió Brian al grupo, mientras todos caminábamos hacia los sofás. “Creo que es importante sacar algunas cosas del camino, ahora que sabemos para quién estamos trabajando, por qué y nuestras posibilidades para el futuro.”
Perra se instaló en el otro sofá con sus perros brincando a su alrededor mientras levantaba los pies a su lado. Eso dejó a Brian sentado en el espacio vacío entre Alec y yo. Me sentí dolorosamente consciente de dónde su pantorrilla y su brazo tocaban mi pierna y mi hombro. Había estado corriendo y luchando, probablemente estaba sudorosa. ¿Tenía olor? ¿Le daría asco eso? No pude evitar sentirme cohibida, pero me habría llamado más la atención si hacia algo al respecto. Traté de enfocarme en la discusión en su lugar.
“En primer lugar, no creo que debamos votar por mayoría sobre esto que propuso Coil. En lo que a mí respecta, esto es demasiado importante, cambia demasiado las cosas, para que sigamos adelante si alguien va a estar descontento o molesto. Llegamos a un consenso o no lo hacemos.”
No fui la única en asentir en silencioso acuerdo.
“Segundo, Alec, tengo que preguntar sobre lo que dijo Coil. Identidad pasada, tu padre. ¿Es esto algo que va a regresar y arruinarnos el día?”
Alec suspiró y se apoyó contra el brazo del sofá con un giro de sus ojos, “¿No hay posibilidad de que podamos ignorar eso?”
“No lo sé, ¿podemos?”
“Mi padre dirige su propio grupo en Montreal. Trabajé para él al principio.”
“¿Quién es él?” Presionó Brian.
“Nikos Vasil. Heartbreaker.”
Mis cejas se elevaron por eso.
Lisa silbó, “Después de que Coil soltara ese detalle, hice una lista mental de posibilidades. Lo tenía reducido a cuatro. Heartbreaker era uno, las piezas encajaban, pero era tan difícil de creer.”
“Él es grande”, dijo Brian.
“No”, Alec negó con la cabeza, “Da miedo. Él es de interés periodístico. Pero él no es gran cosa.”
Heartbreaker era lo que conseguías cuando alguien tenía un poder como el de Gallant, la capacidad de manipular emociones, y absolutamente ninguna compunción sobre usarlo egoístamente. A diferencia de Gallant, Heartbreaker no necesitaba dispararte con ninguna explosión de energía para afectarte. Solo necesitaba estar cerca de ti, y los efectos eran a largo plazo o permanentes.
A pesar de los intentos de Alec de minimizar quién y qué era su padre, era difícil ignorar el hecho de que había crecido escuchando lo que este tipo había hecho en las noticias de la noche, que había encontrado menciones de él en línea desde que comencé a navegar la web buscando cosas sobre capas cuando era niña. Heartbreaker encontró mujeres hermosas, las hizo amarlo, realmente amarlo, y formó un grupo similar a un culto con ellas sirviéndole todo lo que quería en bandeja, cometiendo crímenes para ganar su favor. Lo adoraban hasta el punto que estaban dispuestas a morir por él. Por conclusión natural, sus métodos significaban que tenía muchos hijos. Alec incluido.
“Maldición”, murmuré. Le pregunté a Alec, “¿Creciste con ese tipo?”
Él se encogió de hombros, “Era normal para mí.”
“Quiero decir, ¿cómo fue? Ni siquiera puedo hacerme una idea. ¿Las mujeres fueron amables contigo? ¿Qué- Cómo es que funciona eso?”
“Las víctimas de mi padre solo tenían ojos para él”, dijo Alec, “así que no, no fueron amables ni conmigo ni con mis hermanos y hermanas.”
Detalles” , Lisa dijo, “Vamos. Habla.”
“No soy una persona comunicativa.”
“Habla o te pateo el culo”, amenazó.
“Lo mismo digo”, agregué.
Frunció el ceño brevemente, luego cruzó un pie sobre el otro sobre la mesa de café, sentándose más profundo en el sofá con su café descansando sobre la hebilla de su cinturón. “Teníamos todo lo que podíamos pedir, en lo que respecta al dinero y otras cosas. Las víctimas de papá se ocupaban de las tareas del hogar, por lo que lo único que los niños tenían que hacer era cuidar de los bebés algunas veces. No tuve que ir a la escuela, pero algunos de mis hermanos y hermanas lo hicieron solo para no estorbar a mi padre.”
“¿Por qué?” Pregunté, “¿O es una pregunta tonta?”
“Eh. Es difícil de explicar. Él nos cultivó, como un proyecto eugenésico, se desviaba kilómetros de su camino para recuperarnos si un miembro de su ‘familia’ le era arrebatado. Montaba una maldita cruzada si era necesario. Pero cuando estábamos cerca, casi no nos prestaba atención a los niños. Cuando prestaba atención, era para disciplinarnos o ponernos a prueba. La disciplina por lo general significaba obtener una dosis de terror paralizante por no escucharlo, insultarlo o incluso mirarlo a los ojos, a veces. Las pruebas sucedieron en nuestros cumpleaños o si había tenido un mal día... intentaba generar un evento detonante. No se supone que sea tan difícil, dado que éramos capas de segunda generación, obviamente, pero él comenzó cuando teníamos unos ocho años.”
“¿Cuántos años tenías? ¿Cuándo se presentaron tus poderes?” Pregunté, con voz baja, sintiendo una intensa compasión no solo por las víctimas de Heartbreaker, sino también por los niños en esa situación.
Fueran cuales fueran mis sentimientos, Alec logró parecer aburrido con el tema. “Difícil de decir. Como no fui a la escuela, y nadie realmente tenía registros, perdí la cuenta de los años. Diez u once, tal vez. Yo era su cuarto hijo en mostrar poderes, y había dieciocho o más de nosotros cuando me fui. La mayoría de ellos eran bebés, sin embargo.”
Lo que lo hacía a él, no a Grue, el que tenía más experiencia y antigüedad.
Alec se encogió de hombros, “Así que sí. Trabajé para él durante tres o cuatro años. Hicimos trabajos, aprendí el oficio familiar. Me llamé Hijack[1] al principio. Él comenzó a presionarme. Creo que tal vez estaba teniendo problemas para afectarme de la misma manera que antes de que mis poderes se activaran, por lo que compensó eso dándome ordenes todo el tiempo. Presionó mis límites, me hizo hacer cosas que eran peligrosas, cosas que fueron difíciles para mi conciencia. Quería que me rompiera, que le suplicará que se detuviera, para tener el poder de hacer que yo hiciera lo que él quería.”
“¿Y?”
“Y él me ordenó matar a este pandillero común de un grupo que intentaba sacarnos de su territorio. Cuando terminé, él me dijo que lo había hecho mal, que tenía que volver a hacerlo con un cautivo que habíamos tomado, y sabía que no importaba lo que hiciera, él me haría seguir haciéndolo. Solo otra forma de presionar mis límites. Me había convencido a mí mismo de que no me importaban las personas a las que estaba lastimando o este tipo al que acababa de matar, y tal vez no. Quizás todavía no. No sé. Pero tenía tan poco sentido.”
Se encogió de hombros, “No vi una verdadera razón para quedarme. Me fui. Cambié mi nombre, conseguí una nueva identificación y también cambié mi nombre de villano.”
Había matado a alguien por orden de su padre, lo que lo convertía en el segundo asesino del grupo. Armsmaster debe haber desenterrado ese detalle y haber sacado las conclusiones correctas después de conectar a Alec con su alter ego anterior.
“¿Cuándo sucedió esto? ¿Este asesinato?” Pregunté en con voz baja, “¿Qué edad tenías cuando mataste a ese tipo?”
“Hmm. Me había ausentado unos dos años antes de que el jefe se pusiera en contacto conmigo, que fue más o menos en esta época el año pasado, así que tres años. Tendría doce o trece años.
¿Era eso perdonable? Le habían obligado a hacerlo, había estado en circunstancias jodidas sin una verdadera brújula moral para seguir, siendo un niño. Por la forma en que lo describía, sin embargo, no me sentó bien. Asesinato a sangre fría.
“Dijiste que perseguía a sus hijos si se iban”, dijo Brian, “¿Eso sucederá aquí? ¿Si se da cuenta de que eres uno de los suyos?”
“No sé. Tal vez. Apuesto a que enviaría a uno de mis hermanos o hermanas para hablar conmigo, y me pediría que volviera antes de que él hiciera algo más. Si eso sucediera, probablemente me iría antes de que venga en persona.”
“O podríamos apoyarte”, señaló Brian.
“O eso”, estuvo de acuerdo Alec, aparentemente ajeno a la muestra de camaradería. “¿Algo más? ¿Alguna pregunta más para su servidor?”
“Docenas más”, le dije, “pero creo que tenemos que hablar del otro gran tema del día.”
“Sí”, estuvo de acuerdo Brian. “Estoy menos que encantado de que no hayas mencionado esto, tengo mis preocupaciones sobre la posibilidad de que un tipo como él pueda ir tras de ti, tras nosotros, pero no hay nada que podamos hacer al respecto por el momento. Centrémonos en asuntos más urgentes.”
Lisa levanto los pies junto a ella en el sofá, “¿Pensamientos sobre el trato? ¿Antes de votar?”
“Tiene sentido para mí”, respondió Alec. “Es algo que pensé que acabaría haciendo eventualmente, controlar un territorio, ser el jefe de un área, dejar que los verdes lleguen sin grandes esfuerzos.”
“Podría ser un gran esfuerzo”, le dije, “Dependiendo de qué tan secreto se las arregle para mantener esto, y qué tan exitoso sea. Si esto sale mal, significa que estamos en contra de las capas que el Protectorado decida arrojarnos. Podríamos terminar con los equipos de Boston y Nueva York viniendo a resolver el problema, si se corre la voz de lo que estamos haciendo.”
“Llámame optimista”, dijo Alec. “No creo que se ponga tan mal.”
“Taylor me recordó lo que dije sobre el robo al banco y lo que terminó sucediendo.” Esto dicho por Brian. “Hemos tenido éxito porque, en general, elegimos nuestras batallas, nos lanzamos a la ofensiva y tomamos por sorpresa a nuestros enemigos. En situaciones donde no lo hemos hecho, y estoy pensando específicamente en nuestra lucha con Bakuda, realmente tuvimos problemas. Ahí fue cuando nos acercamos más a la muerte. Considera que seremos los que estén a la defensiva si mantenemos este territorio y enfrentamos a todos los que se acercan.”
“Podemos encontrarle una solución”, Lisa respondió: “Planes, recopilación de información, ataques preventivos. Tengo la información interna, y no hay nada que le impida a Taylor usar sus bichos para vigilar el vecindario. Además, Coil no dijo que no podíamos contratar a otros parahumanos, solo que cualquiera que quisiera trabajar en Brockton Bay tenía que doblar la rodilla ante él. Entonces, teóricamente podríamos reclutar otros parahumanos, si es que lo necesitáramos, aumentar nuestras fuerzas.”
“Mi problema”, elegí mis palabras con cuidado, “Es que suena demasiado bueno para ser verdad. ¿Qué pasa si no funciona? ¿Qué pasa si terminamos miserables, o si él nos traiciona, o si él no es tan bueno en esto como él cree que será? ¿Nos vamos? ¿Podremos hacerlo?”
“Me escapé de mi padre”, dijo Alec. “¿Sería tan difícil dejar a Coil?”
No tuve una buena respuesta para eso. “Supongo que no sabemos lo suficiente sobre él o los recursos que tiene a su disposición para decir.”
“Tengo mis reservas”, dijo Brian, “pero me da la impresión de que Coil va a seguir adelante con esto, independientemente de si estamos dentro o no. Prefiero estar en esto que estar sentado al margen, viendo cómo sucede.”
“Sí”, estuve de acuerdo, “Creo que en este momento, lo que podemos ganar al decir ‘sí’, y tener razón, supera con creces lo que podemos perder.”
“Entonces, ¿quién está a favor del trato?”, Lisa nos preguntó.
Levanté mi mano. Alec, Brian y Lisa se unieron a mí levantando la suya. Eso dejó a la única persona que no había participado en la conversación sobre el trato de Coil como el único voto negativo. Perra pareció despreocupada mientras frotaba el hombro de Brutus.
“¿Qué pasa?” Brian le preguntó.
“No me gusta. No confío en él”, no levantó los ojos de Brutus.
Me incliné hacia delante, “No digo que estés equivocada al no confiar en él, ¿pero por qué?”
Angelica, el terrier de un ojo y una oreja, la acarició con la nariz, y Perra la rascó detrás de la oreja. Perra explicó: “Habla demasiado. La única razón por la que la gente habla como él es si están ocultando algo.”
“No creo que esté tapando nada”, dijo Lisa, “mi poder probablemente me daría una pista si estuviera escondiendo algo.”
“Voy con mi instinto, y mi instinto me dice que no. Además, las cosas están bien tal como están.”
“Pero podrían ser mejores”, dijo Alec.
“Tu opinión, no la mía. ¿Hemos terminado aquí? Dijiste que no aceptaríamos el trato a menos que todos estuvieran de acuerdo con él, y yo no lo estoy.”
Brian frunció el ceño, “Espera. Supuse que discutiríamos esto, nos escucharíamos el uno al otro.”
“Nada de qué hablar”, Perra se puso de pie y silbó dos veces. Sus perros saltaron del sofá para seguirla. “Me voy a trabajar.”
“Vamos”, dijo Brian, “No-”
Lisa lo detuvo, “Esperemos, entonces. Dijo que teníamos una semana, que podemos permitirnos esperar uno o dos días. Perra, ve a hacer lo tuyo, quítalo del camino. Pero tal vez trata de estar más abierta a la negociación y la discusión cuando surja nuevamente.”
Las cejas de Perra se unieron en una mirada, no dirigida a nadie en particular. Volvió su atención a recoger las cosas que necesitaba: bolsas de plástico, algunas barras energéticas, correas y una mochila con una vara de plástico azul brillante que sobresalía de un hueco en la cremallera.
“Oye”, dije, “¿Puedo ir contigo?”
Me había dicho a mí misma que quería conectarme con estos tipos, y eso no iba a suceder si simplemente me relajaba y participaba solo cuando me invitaban. Tenía que hacer el esfuerzo. Dado a lo que estaba renunciando al estar aquí, pensé que me lo debía a mí misma.
Perra, sin embargo, no quedó impresionado. La mirada que me dio podría haber enviado a un pequeño animal huyendo por su vida.
“Vete a la mierda”, escupió las palabras.
“Oye. ¿Qué?” Estaba aturdida.
“Quieres venir y molestarme para que cambie de opinión. Bueno, vete a la mierda. No vas a entrar en mi espacio, metiéndote en mis asuntos, para obligarme a hacer o decir algo que no quiero hacer.”
Comencé a levantar las manos, en un gesto de apaciguamiento, pero me detuve. Perra tenía un estándar diferente para manejar situaciones sociales. Ella no entendía cosas como el tono, el énfasis, el sarcasmo, y el precedente la había llevado a asumir el sarcasmo y la agresión de cualquier declaración. Y no solo era con declaraciones, tenía la sospecha de que el gesto de levantar las manos podía verse como agresivo, o algo así como un animal que intenta hacerse ver más grande, intimidante.
Tuve que comunicarme con ella de una manera que dejaba el menor espacio para interpretaciones erróneas.
“Vas a encargarte de los perros rescatados, ¿verdad? ¿Eso es lo que haces cuando sales? ¿Tu ‘trabajo’?”
“No es asunto tuyo.”
“Coil dijo que estás sobrecargada. Te ofrezco un par de manos extra, para que puedas darle a los perros más de la atención que necesitan.”
“Pura mierda.”
“Basta”, Brian comenzó a levantarse, “Tienes que calmarte-”
Puse mi mano sobre su hombro y lo empujé hacia abajo. “Estoy bien. Rachel, voy a hacerte un trato.”
Sus ojos se entrecerraron.
“Pienso que mi último trato fue bastante justo, ¿Podrías escuchar este?”
“Bien.”
“Déjame acompañarte. Ayudaré donde pueda, quizás hablemos, pero no hablaremos de Coil, a menos que lo menciones. A cambio, si lo menciono, o si trato de manipularte de una forma u otra, puedes darme un golpe libre de consecuencias.”
“Un golpe sin consecuencias.”
“Un golpe, como quieras, donde quieras pegarme. Sé que Brian dijo algo acerca de que no haya repeticiones del día en que nos conocimos, nada de peleas dentro del grupo o lo que fuera, pero esto sería una excepción. Totalmente permitido.” Eché un vistazo a Brian, que solo me miró con preocupación y meneó la cabeza con fuerza.
“Nah”, Perra respondió, “Me molestarás de alguna otra manera.”
Impulsivamente, le dije: “Entonces, ¿qué tal esto? Si terminamos, volvemos aquí, y resulta que arruiné tu día, obtienes ese tiro libre.
Ella me miró por un momento. “Así que solo tengo que aguantarte por unas horas, ¿y luego puedo tirarte los dientes?”
“No”, dijo Brian, levantando la voz.
“Sí”, le dije, dándole a Brian una mirada penetrante. “Si menciono la reunión antes que tú, o si te molesto.”
Ella me miró, “Lo que sea. Si estás ansioso por ser golpeada, es tu funeral.” Ella se quitó la mochila y me la arrojó. La atrapé con ambos brazos. Más pesada de lo que parecía.
Mientras me apresuraba para ponerme las zapatillas, Alec me susurró: “Estás loca.”
Tal vez. Probablemente. Pero no podía pensar en una mejor manera de acercarme a Perra.
Esperaba que esto no fuera algo de lo que me arrepintiera.
[1] Hijack: Secuestrar o tomar el control de un vehículo o una señal.
submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.07.05 20:11 master_x_2k Enredo IX

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Enredo IX

Querida Miss Militia...
¿Estaba mal comenzar con querida? ¿Implicaba eso más amistad o intimidad que la que existía? ¿Parecería una burla?
Miss Militia, nos encontramos esta noche...
No. Si fuera por esa ruta, ella podría tirarla a un lado junto con todos los otros correos de admiradores que recibió.
Miss Militia, usted me conoce como Skitter, pero realmente no me conoce...
Mejor, pero no me gustó el tono. Lo dejaría como está, seguiría adelante y volvería más tarde.
*...*Verá, no soy un villano, a pesar de...
¿A pesar de que? ¿A pesar del hecho de que aterroricé y lastimé a mucha gente inocente? ¿A pesar de que casi había matado a Lung y luego le había cortado los ojos? ¿Que tenía casi doscientos ochenta mil dólares en dinero ilegítimo a mi nombre?
Me estremecí, saqué mis manos de mis bolsillos y arreglé mi sudadera para cubrir mi estómago expuesto. Después de llegar al departamento, Brian sugirió que estábamos demasiado cansados ​​para discutir la propuesta de Coil, por lo que postergamos toda la discusión hasta la mañana. Me alegré por la excusa para evitar oír o ver algo que pudiera hacer esto más difícil. Además, le había prometido a mi papá que estaría en casa esta noche.
Eran más de las nueve, así que el autobús del ferry solo llegaba cada noventa minutos. Pensé que era mejor caminar a casa que esperar. También podría usar el estiramiento, dado el abuso que mi cuerpo había sufrido mientras montaba a Judas.
Metiendo las manos en los bolsillos, volví mis pensamientos a que diría en mi carta a Miss Militia. Taché “a pesar”. ¿Otro enfoque, tal vez?
...Lo creas o no, mis intenciones todo el tiempo han sido buenas. Me uní a los Undersiders en primer lugar para ayudarles. Para ayudar a esta ciudad...
¿Era eso completamente cierto? No. Si fuera sincera conmigo misma, parte de la razón por la que me había unido y me había quedado con los Undersiders era porque me había sentido sola. ¿Qué tal si ofrecía algo de honestidad?
...Me tomó por sorpresa lo fácil que fue que me agradaran. Estaba en un mal momento, y me aceptaron. Así que escribir este correo electrónico es difícil. Pero es necesario. Al final, decidí seguir este camino porque sirve al bien mayor...
Eso fue lo que me dije a mí misma, mas temprano, antes de irnos para el trabajo. Que seguir con esos tipos representaría el mayor riesgo para los inocentes, que eventualmente llevaría a alguien a quedar atrapado en el fuego cruzado, o que me arresten por algo serio.
Pero ahora tenía el plan de Coil que considerar. ¿Realmente estaba siendo honesta acerca de cómo planeaba ayudar a esta ciudad? No tenía ninguna razón para creer que él estaba mintiendo, y Tattletale lo estaba avalando. Pero al mismo tiempo, el símbolo de Coil era una serpiente, y Tattletale había ocultado la verdad y me había engañado antes.
La pregunta era, ¿estaba tomando esta ruta porque serbia al bien mayor? No. O al menos, no estaba segura de que fuera mi razón para tomar una decisión u otra.
¿Por qué lo estaba haciendo, entonces?
Había sido una pregunta difícil de responder horas atrás, y ahora era doblemente difícil. Suficiente como para asustarme. ¿Cómo había llegado a este punto?
Mi mente se remontó a una ves que me senté en una de las clases de la universidad de mi madre. No podría haber tenido más de diez años, mi padre había estado ocupado y mi madre no había podido encontrar una niñera. Así que había sido precoz, orgullosa como un demonio de estar sentada en esa conferencia de inglés con adolescentes y veinteañeros y entendiendo lo que mi madre estaba diciendo. Incluso habíamos leído el libro juntas, durante las semanas anteriores, así que sabía el material. El libro Las Naranjas no son la Única Fruta.
Mientras estaba sentada y escuchando, un hombre mayor había entrado y se había sentado a mi lado, en la última fila. Con una voz amable, había murmurado un comentario sobre cómo mi madre era una excelente profesora. Luego, unos minutos más tarde, cuando reuní el valor suficiente para levantar la mano y responder a una de sus preguntas, él me había hecho un cumplido a mí, se levantó y se fue. A pesar de todo mi orgullo por mi madre y propio, lo que me sorprendió del encuentro fue el cabello del hombre. Un ridículo peinado para cubrir calvicie.
Después de que la clase había terminado y mi madre me había llevado a casa, mencioné al hombre, y ella lo identificó como el jefe de su departamento, su jefe. Luego mencione el peinado y lo mal que se veía.
“Míralo desde su perspectiva”, me había explicado. “Tal vez, hace mucho tiempo, comenzó a perder un poco de cabello, pero podía cepillarlo hacia un lado de una manera que hacía que no se notara mucho. Cada año que pasaba se cepillaba el pelo un poco más. Fue gradual, algo a lo que lentamente se acostumbró, viéndolo en el espejo todas las mañanas y todas las noches. Muchos pequeños pasos.”
“¿Por qué alguien no lo señala?” Yo le había preguntado.
“No tiene a nadie que se lo señale”, me había respondido, “y cualquiera que lo conozca lo suficientemente bien no quiere herir sus sentimientos, incluso si fuera mejor a la larga.”
“Tú podrías”, le dije.
Así que ella lo hizo, más tarde esa semana. Fue brutalmente honesta con el viejo jefe del departamento de inglés. Según ella, se había cortado el pelo y luego le había dado las gracias en una fecha posterior. Ese evento y lo que mi madre había hecho después siempre quedó grabado en mi memoria.
Tragué un nudo en mi garganta. Siempre me tomaba desprevenida, lo mucho que la extrañaba, cuando pensaba en ella. Daría cualquier cosa por una conversación de treinta minutos con ella, en este momento. No tenía la menor duda en mi mente de que podría haberle dado sentido a todo, poner las cosas en términos tan simples que resolverlo parecía fácil.
Tuve que parar, mirar hacia arriba, parpadear para contener las lágrimas en mis ojos, y tomar una respiración profunda antes de seguir.
¿Era mi situación la misma que la del anciano? ¿Me había permitido deslizarme gradualmente a una mala situación, debido a mi falta de perspectiva más allá de lo que estaba sucediendo dentro de mi propia cabeza?
No había estado pensando en esto claramente. Todavía tenía la confianza suficiente para poder enviar ese correo electrónico, hacer la llamada... pero antes de hacerlo, tenía que ordenar mis pensamientos. Componer la carta en mi cabeza no funcionaría, necesitaba las palabras en la pantalla de mi computadora frente a mí, palabras concretas en blanco y negro.
Caminé por la parte trasera de mi casa y busqué las llaves en mi bolsillo. Antes de que pudiera obtenerlas, mi padre abrió la puerta.
“Taylor. Es bueno verte sana y salva.” Mi papá parecía cansado, años más viejo que la última vez que lo vi.
Le di un breve abrazo, “Hola, papá. ¿Recibiste mi mensaje, diciendo que llegaría tarde?”
“Lo recibí.” Él cerró y puso llave a la puerta detrás de mí. “¿Qué pasó?”
Me encogí de hombros cuando me quité la sudadera, me aseguré de que mi spray de pimienta, el teléfono y las llaves estuvieran todos en los bolsillos, luego la colgué junto a la puerta. “Nada importante. Estuve en casa de Brian, lo ayudé a armar muebles, luego su hermana y la asistente social de ella llegaron sin previo aviso. No pude encontrar una manera de irme sin que fuera algo incómodo.” Lo que sucedió, casi, solo más temprano.
“Ya veo”, murmuró. “¿Estaban ustedes dos solos?”
“No”, le mentí, para evitar que obtuviera la impresión equivocada. “Al menos, no por mucho tiempo. Lisa se fue unos minutos antes de que el asistente social pasara por allí.”
“Y tienes una camisa nueva, ya veo. Es agradable.”
“De Lisa”, mentí, retorciéndome un poco bajo el escrutinio.
“Ah”, asintió.
“Voy a ir a mi habitación, si eso está bien. Estoy algo agotada.”
Mi papá negó con la cabeza, “Preferiría que te quedaras para hablar.”
No es lo que quería hacer. Mi mente estaba bastante llena de basura y debates internos que no quería preocuparme de inventar más mentiras para mi padre.
“¿Podemos hacerlo mañana por la mañana?” Le ofrecí, retirándome hacia la puerta del frente, presionando mis manos en un gesto de súplica. “Realmente necesito sentarme en mi computadora por un minuto y organizar mis pensamientos.”
Empujé la puerta y no se abrió. Extraño. Probé el pomo de la puerta, y no sirvió de nada.
“La puerta está atascada”, dije.
“La puerta está cerrada, Taylor. También lo está la puerta de la sala de estar.” Mi papá me respondió. Cuando lo miré, él me mostró la antigua llave en su mano.
Mientras miraba, sacó dos sillas de al lado de la mesa de la cocina, colocó una en el centro de la habitación, luego colocó la segunda silla contra la puerta trasera y se sentó en ella.
“Siéntate.”
“Papá, esta noche no es realmente-”
“Siéntate.”
Mi corazón se cayó de mi pecho. O al menos, así se sintió. Sentí una fea sensación amarga en el estómago.
“Hablé con tu escuela hoy”, me informó, confirmando ese sentimiento desagradable.
“Lo siento.”
“Te has perdido casi un mes de clases, Taylor. Tres semanas. Te has perdido pruebas importantes, las fechas de vencimiento de proyectos, la tarea... dicen que puedes perder el año, si no lo has hecho ya.”
“Lo- lo siento”, me repetí.
“Tal vez podría entender, sé con lo que has estado lidiando, excepto que no solo no me contaste nada. Me mentiste.”
No pude formar las palabras para otra disculpa.
“Llamé a la escuela para obtener una actualización sobre cómo te estaba yendo, y me dijeron que no habías asistido a clase por un tiempo, y no supe qué hacer. Yo solo- me sentí completamente perdido. Llamé a tu Nona.”
Hice una mueca. Nona era la madre de mi madre, una mujer austera que nunca había aprobado totalmente a mi padre como pareja para su hija. No habría sido fácil para él hacer esa llamada.
“Ella me convenció de que tal vez estuve demasiado concentrado en ser tu aliado, y no me concentré lo suficiente en ser tu padre. Si ella me hubiera dicho eso hace una semana, le hubiera colgado. Pero después de hablar con tu escuela, dándome cuenta de lo mal que te fallé...”
“No me fallaste”, le dije. Me sorprendió que mi voz se rompiera un poco con emoción.
“Lo hice. Está claro que lo que hemos estado haciendo no ha funcionado, si estás en esta situación, si no puedes hablar conmigo. No más secretos, no más medias verdades. Así que nos quedaremos aquí toda la noche si es necesario. Incluso faltaré al trabajo mañana si tengo que hacerlo, pero vamos a hablar.”
Asentí con la cabeza y tragué saliva. Todavía no me había sentado en la silla que había dejado en el medio de la cocina.
“Yo, um, necesito usar el baño.”
“Está bien”, se puso de pie. “Te acompañaré hasta allí y te llevaré de vuelta a la cocina después.”
“¿Me estás tratando como si fuera una prisionera?”
“Eres mi hija, Taylor. Te amo, pero sé que está pasando algo, y no es solo el acoso, o tiene algo que ver con el acoso que aún no has mencionado. Tengo miedo por ti, Taylor, porque me estás evitando y callando incluso si eso significa abandonar la escuela.”
“Entonces fuerzas mi mano haciéndome tu prisionera”, le respondí, dejando que la rabia y el dolor se apoderaran de mi voz. “¿Crees que esto esta remotamente bien, después de todas las veces que fui acorralada por esas perras de la escuela? ¿Tengo que volver a casa con esta mierda de abuso de poder también?”
Mi papá me respondió con la mayor paciencia, “Espero que sepas que estoy haciendo esto porque te amo.”
Lo sabía. La cosa era que eso no lo hacía ni un poco más fácil de manejar.
“¿Necesitas ir al baño, Taylor?”
Negué con la cabeza. Lo que necesitaba era salir de esta habitación. Lo vi fruncir los labios, sabía que era consciente de que acababa de buscar un escape.
“Habla conmigo, Taylor.”
“No tengo ganas de hablar.” Crucé la habitación para probar las otras puertas, la sala de estar y el sótano. Cerradas.
“¿Por qué insistes tanto en escapar?”, Preguntó. Pude escuchar el dolor en su voz, lo que no me hizo sentir mejor. “Por favor, solo relájate, siéntate.”
Sentí el crujido de mi poder en los bordes de mi conciencia, me di cuenta de que estaba apretando los puños. ¿Por qué las personas en las que se suponía que podía confiar eran las personas que se volvian contra mí, me arrinconaban y me hacian sentir lo peor? Emma, ​​la escuela, Armsmaster, ¿ahora mi papá?
Pateé la silla, lo suficientemente fuerte como para hacer una marca cuando golpeó la nevera. Los ojos de mi padre se agrandaron un poco, pero él no se movió ni habló. Pude sentir el tirón de mi poder a medida que los bichos de mi vecindario comenzaron a moverse a mi ubicación. Tuve que cancelar intencionalmente la orden para hacerlos retroceder y volver a su comportamiento normal.
No sintiéndome ni remotamente mejor después de mi abuso de la silla, empujé los libros de cocina y las impresiones fuera de la estantería al lado de la nevera, dejándolos caer al suelo. Un marco de foto que se había escondido en el medio de la pila se rompió cuando golpeó el suelo.
“Maldita sea”, murmuré. Todavía no me sentía mejor, y me costaba más mantener el enjambre a raya.
“Las posesiones pueden ser reemplazadas, Taylor. Ventila como necesites.”
“¿Papá? P-” Tuve que parar por unos segundos hasta que sentí que podía recuperar el aliento y hablar sin que mi voz se rompiera, “¿Hazme un favor? ¿Quédate callado un momento y déjame pensar?”
Me miró cuidadosamente antes de responderme. “Bueno. Puedo hacer eso.”
Sin otro lugar donde sentarme, puse mi espalda a la pared debajo de la estantería que acababa de limpiar y me dejé caer al suelo, mis piernas hicieron sentir sus protestas cuando puse mis piernas contra mi pecho. Crucé mis brazos, descansándolos sobre mis rodillas, y enterré mi cara contra ellos.
Sabía que eran las 9:24 cuando entré. Para el momento en que suprimí los bichos, controlé mi poder y me sentí segura para levantar la cabeza, eran las 9:40. Mi papá todavía estaba sentado en la silla.
Solté un largo suspiro, silencio, luego enterré mi cara en mis brazos otra vez.
¿Ahora qué?
Vamos, Taylor. Te has enfrentado a Supervillanos en situaciones de vida o muerte. Te enfrentaste a Armsmaster esta noche. ¿Es tan difícil enfrentar a tu propio padre?
No. Diez veces más duro.
Pero tenía que enfrentar el problema de la misma manera. Catalogar mis opciones, mis herramientas a mano. La violencia física estaba fuera. Lo mismo usar mi poder. ¿Qué me dejó eso?
La situación era en definitiva la misma, decidí. Todavía tenía que escribir esa carta a Miss Militia, organizar mis pensamientos. El problema era que ahora tenía algo más que hacer. Tenía que confesarle a mi padre lo que había hecho.
No estaba segura de poder decirlo. Mi garganta estaba cargada de emoción, y dudaba de poder organizar mis pensamientos lo suficiente como para convencer a mi padre de que había hecho todo por las razones correctas. Abría la boca para decírselo, tartamudear lo básico, quizás incluso se viera preocupado al principio. Luego, mientras seguía hablando, sin poder describir adecuadamente lo que había hecho y por qué, pude ver que su rostro se convertía en confusión. ¿Después de eso? ¿Disgusto, desilusión?
Una pequeña parte de mí murió en el interior al pensarlo.
Lo escribiría. Levanté mi cabeza abruptamente, miré los papeles esparcidos a mi alrededor. Encontré un sobre, del tipo en que pones los documentos dentro. Entonces encontré un marcador.
En la parte superior del sobre, escribí las palabras: “SOY UN SUPERVILLANO.”
Miré esas palabras en el sobre marrón que descansaba sobre mis piernas. Luego miré a mi papá. Estaba leyendo un libro, su tobillo derecho descansando sobre su rodilla izquierda.
Me imaginé entregándole el sobre tal como estaba. Solo esa línea.
“Carajo.” Murmuré.
“¿Dijiste algo?” Mi padre levantó la vista de su libro y se acercó para dejarlo.
“Está bien. Sigue leyendo,” dije, ausente, molesta por la distracción, todavía enojada con él por arrinconarme así.
“Está bien”, estuvo de acuerdo, pero no miró el libro más de tres segundos antes de volver a mirarme, como para controlarme. Traté de ignorarlo y enfocarme en el sobre.
¿Qué escribiría? Después de un segundo, comencé a escribir debajo del título que había puesto en el sobre.
Me agradan Brian y Lisa. Incluso me agradan Alec y Rachel. Pero también son supervillanos. Me uní a ellos con la idea de que obtendría detalles que necesita el Protectorado y luego los traicionaría.
Levanté el marcador y fruncí el ceño.
¿Por qué era tan difícil?
Le puse la tapa y nerviosamente golpeé el marcador contra mi rodilla. Pensando, tratando de medir mis sentimientos, explorar mis pensamientos para ver qué era lo que hacía que ese nudo en lo profundo de mis entrañas se hiciera más fuerte.
¿Mi papa? ¿Estaba demasiado consciente de lo que iba a leer, de cómo lo percibiría? Sí. Pero también había sido difícil escribir cuando estaba escribiendo mentalmente solo para Miss Militia. Esa no era la imagen completa.
¿Tenía miedo de ser arrestada? No. Bueno, había visto a la burocracia trabajando en la escuela, no confiaba en el sistema, esperaba que en algún momento me jodieran. Pero eso no era lo que impulsaba mis elecciones. Fue algo más personal.
El equipo. ¿Estaba preocupada sobre cómo lo tomarían? ¿Posiblemente tenerlos como enemigos? Al igual que Coil había dicho, no había ninguna garantía de que cualquier acción contra ellos fuera totalmente exitosa. Tattletale probablemente podría darse cuenta que un equipo ERP estaba allí antes de que pudieran ponerse en posición, y el equipo era bueno para escapar en un apuro. Entonces tendría uno o más enemigos detrás de mí, que sabían todo lo que necesitaban y tenían todas las herramientas para hacer de mi vida un infierno.
Más cerca.
Tenía que ver con esos chicos, y poco a poco me di cuenta de qué se trataba.
Me puse de pie, luego caminé hacia el horno.
“¿Taylor?”, Mi padre habló, despacio.
Doblé el sobre a lo largo para ocultar las palabras, encendí el quemador del horno, luego sostuve la punta del sobre en la llama hasta que se encendió.
Mantuve el sobre ardiente sobre el fregadero hasta que estuve segura de que mi mensaje fue borrado. Dejé caer los restos del sobre en el lavabo y lo observé arder.
No quería enviar ese correo electrónico a Miss Militia porque me gustaban esos chicos. Esa no fue la gran realización. Lo que me hizo ponerme de pie y quemar el sobre fue darme cuenta de que me gustaban esos chicos, que los quería mucho, confiaba en que me apoyarían...
Sin embargo, siempre me había mantenido alejada.
Era estúpido, era egoísta, pero realmente, quería saber cómo sería llegar a conocer a Lisa, sin preocuparme de que descubriera mi plan. Me gustaría ver cómo era interactuar con ella sin tener que censurarme por temor a dar esa pista que lo arruinara. Quería conocer mejor a Perra y a Alec. Y Brian. Quería estar más cerca de Brian. No podría expresarlo mejor que eso, porque no sabía si habría algún futuro con él más allá de una simple amistad. No esperaba que hubiera. Aún importaba.
Me permitía pensar que había intentado una amistad con estos chicos, que había crecido como persona, por lo que estaba bien seguir adelante con mi plan. Pero no lo hice. Nunca me permití realmente abrirme y conectarme con ellos, y me estaba dando cuenta de lo mucho que quería.
Mis razones para seguir adelante con mi plan fueron disminuyendo, cada vez más difícil de justificar. Mi reputación probablemente estaba en ruinas, había hecho enemigos de todos los que importaban, y tenía una serie de delitos graves en mi haber. Por mucho que trate de ignorar todo eso y decirme que lo estaba haciendo por el bien de todos, mi conversación con Coil me había dejado menos segura. Eso no quiere decir que le creyera completamente, o que pensara que sería tan exitoso como él creía, pero estaba menos segura.
Maldita sea, quería pasar más tiempo con los Undersiders. Sabiendo que me había quedado sin razones para seguir con el plan, toda la porquería que llovería sobre mi cabeza si lo hacía, ¿cuánto me odiaría por traicionar a mis amigos? Este pequeño deseo de una amistad real y genuina fue suficiente como empujón en esa dirección. Podía cambiar de opinión. No enviaría ninguna carta a Miss Militia.
Pasé el agua del grifo sobre los restos humeantes del sobre, observé cómo los restos se borraban. Vi el agua corriendo por el desagüe durante un largo tiempo después de que el último trozo de papel quemado se había ido.
Cerré el grifo, metí las manos en los bolsillos y crucé la cocina para recostarme contra la puerta que daba al vestíbulo, mirando brevemente el picaporte y la cerradura antes de apoyarme en la puerta de espaldas a ella. Llamé a algunos bichos desde la sala de estar, el pasillo y los conductos de calefacción del pasillo delantero hasta la puerta y el mecanismo de la cerradura. ¿Podrían mover las partes necesarias?
No hubo suerte. No eran lo suficientemente fuertes como para manipular el funcionamiento interno de la puerta, y cualquier bicho que pudiera ser lo suficientemente fuerte no encajaría en su interior. Lárguense, les dije, y lo hicieron.
Lo que no me dejó una buena manera de evitar tratar con mi padre. Me sentí más culpable que nunca mientras lo miraba a través de la habitación. Parecía tan desconcertado, tan preocupado, mientras me miraba. No tenía en mí la voluntad de mentirle a su cara otra vez.
Pero lo que sea que hiciera lo iba a lastimar.
Crucé la habitación y él se puso de pie, como si no estuviera seguro de lo que iba a hacer. Lo abracé fuerte. Él me abrazó más fuerte.
“Te amo, papá.”
“Yo también te amo.”
“Lo siento.”
“No tienes nada por lo que lamentarse. Solo- solo háblame, ¿de acuerdo?”
Me aparté y agarré mi sudadera del gancho junto a la puerta. Cuando volví al otro lado de la habitación, busqué en los bolsillos y recuperé el teléfono.
Empecé a escribir un texto.
“Tienes un teléfono celular”, estaba muy callado. Mi madre había muerto usando un teléfono celular mientras conducía. Nunca habíamos hablado de eso, pero sabía que él había tirado el suyo poco después del accidente. Connotaciones negativas. Un feo recordatorio.
“Sí”, respondí.
“¿Por qué?”
“Para estar en contacto con mis amigos.”
“Es... es solo inesperado. No lo hubiera pensado.”
“No es la gran cosa.” Terminé el texto, cerré el teléfono y lo metí en el bolsillo de mis jeans.
“Ropa nueva, estás más enojada, mintiéndome, faltando a la escuela, este teléfono celular... Siento que ya no te conozco, pequeña lechuza”, usó el antiguo apodo de mi madre para mí. Me estremecí un poco.
Cuidadosamente, respondí, “Tal vez eso sea algo bueno. Porque seguramente no me gustaba lo que era antes.”
“A mí sí”, murmuró.
Desvié la mirada.
“¿Al menos puedes decirme que no estás tomando drogas?”
“Ni siquiera fumando o bebiendo.”
“¿Nadie te obliga a hacer algo que no quieres hacer?”
“No.”
“Está bien”, dijo.
Hubo una larga pausa. Los minutos se extendieron como si los dos estuviéramos esperando que el otro dijera algo.
“No sé si sabes esto”, dijo, “pero cuando tu mamá estaba viva, y tú estabas en la escuela media, surgió la posibilidad de que te saltaras un año.”
“¿Sí?”
“Eres una chica inteligente y temíamos que te aburrieras en la escuela. Tuvimos discusiones sobre el tema. Yo-yo convencí a tu madre de que estarías más feliz a la larga asistiendo a la escuela secundaria con tu mejor amiga.”
Tosí una carcajada. Entonces vi la mirada herida en su rostro.
“No es tu culpa, papá. No podrías haberlo sabido.”
“Lo sé, o al menos, entiendo eso en mi cabeza. Emocionalmente, no estoy tan seguro. No puedo evitar preguntarme cómo hubieran sido las cosas si hubiésemos seguido lo que tu madre quería. Lo estabas haciendo muy bien, ¿y ahora estás fallando?”
“Así que fallo, tal vez”, le dije, y sentí un levantamiento de pesas, admitiéndolo en voz alta. Habría opciones. Entendí lo suficiente como para que aún pudiera presionar a los directivos para que dejara pasar un grado. Tendría la edad suficiente para tomar clases en línea como Brian.
“No, Taylor. No deberías tener que hacerlo. El personal de la escuela conoce tus circunstancias, definitivamente podemos obtener algunas exenciones, extender los plazos...”
Me encogí de hombros. “No quiero regresar, no quiero suplicar y pedir ayuda a esos pendejos en la directiva de la escuela, solo para poder volver la misma posición en el que estuve hace un mes. Tal como lo veo, el acoso escolar es inevitable, imposible de controlar o prevenir. Es como una fuerza de la naturaleza... una fuerza de la naturaleza humana. Es más fácil de manejar, si lo pienso así. No puedo luchar contra eso, no puedo ganar, así que me centraré en lidiar con los efectos secundarios.”
“No tienes que rendirte.”
“¡Yo no estoy rindiendo!” Levanté la voz, enojada, sorprendida de mí misma por estar enojada. Tomé aliento, me obligué a regresar a un volumen normal, “Estoy diciendo que probablemente no haya ninguna manera de entender por qué ella hizo lo que hizo. Entonces, ¿por qué perder mi tiempo y energía deteniéndome en eso? A la mierda, ella no merece la cantidad de atención que le he estado prestando. Estoy... replanteando las prioridades.”
Él cruzó sus brazos, pero su frente estaba arrugada por la preocupación. “¿Y estas nuevas prioridades tuyas son?”
Tuve que buscar una respuesta. “Vivir mi vida, recuperar el tiempo perdido.”
Como para responder mi declaración, la puerta trasera se abrió detrás de mi padre. Mi papá se volvió, sorprendido.
“¿Lisa?” Preguntó, confundido.
Lisa reveló la llave que había tomado de la piedra falsa en el jardín trasero, y luego la colocó en la barandilla de los escalones de atrás. Sin sonreír, ella miró a mi padre y a mí. Ella se encontró con mis ojos.
Me abrí paso empujando a mi padre, y él agarró mi brazo antes de que estuviera lejos de la puerta.
“Quédate”, me ordenó, me imploró, apretándome el brazo.
Solté mi brazo, girándolo hasta que no pudo mantener su agarre, y bajé los escalones de atrás, sentí que me dolían las rodillas al aterrizar. A tres o cuatro pasos de distancia, di vuelta en su dirección, pero no pude mirarlo a los ojos.
“Te amo, papá. Pero yo necesito-” ¿Qué necesitaba? No pude formar el pensamiento. “Yo, eh, estaré en contacto. Para que sepas que estoy bien. Esto no es permanente, solo... necesito un respiro. Necesito entender todo esto.”
“Taylor, no puedes irte. Soy tu padre, y este es tu hogar.”
“¿Lo es? Realmente no parece que ese sea el caso en este momento”, respondí. “Se supone que mi hogar es un lugar donde me siento segura.”
“Tienes que entender, no tenía otras opciones. Me estabas evitando, no hablabas, y no puedo ayudarte hasta que reciba respuestas.”
“No puedo darte ninguna respuesta”, le respondí, “y de todos modos no puedes ayudar.”
Dio un paso adelante, y rápidamente retrocedí, manteniendo la distancia entre nosotros.
Volviendo a intentarlo, me dijo: “Entra. Por favor. No te presionaré más. Debería haberme dado cuenta de que no estabas en un estado en el que podía.”
Dio otro paso hacia mí, y Lisa dio un pequeño paso hacia un lado para ponerse en su camino, mientras retrocedía de nuevo.
“¿Lisa?” Mi papá volvió su atención hacia ella, mirándola como si nunca la hubiera visto antes. “¿Estás bien con esto?”
Lisa miró entre nosotros otra vez, luego dijo cuidadosamente, “Taylor es inteligente. Si ha decidido que necesita alejarse y resolver las cosas por sí misma, confío en que sea por una buena razón. Hay mucho espacio para ella en mi casa. No es un problema en lo más mínimo.”
“Ella es solo una niña.”
“Ella es más capaz de lo que le das crédito, Danny.”
Me volví para irme, y Lisa se apresuró a alcanzarme, poniendo un brazo sobre mis hombros cuando llegó a mi lado.
“Taylor”, llamó mi padre. Dudé, pero no volteé. Mantuve mi mirada fija en la puerta del patio trasero.
“Por favor mantente en contacto”, dijo, “puedes volver a casa en cualquier momento.”
“Está bien”, respondí. No estaba segura de si mi voz era lo suficientemente fuerte como para que él oyera.
Mientras Lisa me guiaba hacia su auto, tuve que controlarme para no mirar hacia atrás.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]